Los cultivos trasgénicos son buenos para África

Página 1

Dos biólogos, Piero Morandi e Ingo Potrykus, defienden las variedades trasgénicas como una buena opción, segura y productiva, para los agricultores de África y las demás regiones en desarrollo (Zenit, 21-10-2009).

Una objeción contra el uso de los cultivos trasgénicos en los países en desarrollo es que hace a los agricultores dependientes de las multinacionales que producen las semillas. Pero lo mismo valdría contra otras muchas tecnologías, como los teléfonos móviles, que se están extendiendo rápidamente en África y reportan grandes ventajas a la población.

Los agricultores africanos que compran semillas trasgénicas no lo hacen por no tener más remedio. El 90% del maíz que se cultiva en los países en desarrollo es híbrido, que da rendimientos mucho mayores. Los campesinos adquieren las semillas a compañías extranjeras todos los años porque la otra posibilidad es peor. Como la fecundidad de los híbridos disminuye rápidamente a cada generación, guardar parte del grano recolectado para sembrar al año siguiente supondría cosechas sucesivas cada vez menores.

Incluso si el cultivo no es híbrido, los agricultores tienen otras buenas razones para comprar semillas a las empresas especializadas. Para obtener buenas cosechas, la calidad de la semilla es importante, y los fabricantes la garantizan.

Otro reparo frecuente a los cultivos trasgénicos es que pueden ser peligrosos, por tener efectos imprevisibles e incontrolables, para la salud humana o el medio ambiente. Morandi y Potrykus replican que, al cabo de 15 años de uso comercial de variedades trasgénicas, no han causado daños. Además, la ingeniería genética consigue, de otro modo, lo mismo que la tradicional selección por cruces. Por ejemplo, hay variedades de colza, girasol, arroz o trigo, obtenidas por métodos convencionales, muy semejantes a otras trasgénicas, aun con la misma modificación genética en algunos casos.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.