¡Extra, extra! ¡Lea todo sobre el Papa!

Página 1

(Actualizado el 15-03-2014)

Roma. No podemos asegurar que sea, como dice la revista Forbes, el cuarto hombre más influyente del planeta. Pero lo cierto es que el Papa Francisco atrae. Las principales cabeceras lo saben y no dudan en dedicarle portadas. En menos de nueve meses el semanario Time lo ha mostrado tres veces en su escaparate visual, la última para proclamarlo personaje del año. El huracán mediático del Papa no deja indiferente.

Pero, ¿por qué conformarse con exhibirlo con cuentagotas? Algunos medios han comenzado a darse cuenta del filón económico de Francisco y se han decidido a sacar un beneficio “regular” a su popularidad. A esta lógica responde el lanzamiento de la nueva revista Il mio Papa, que desde el 5 de marzo se vende en Italia todos los miércoles. La publicación es del Grupo Mondadori, que a su vez es parte del conglomerado empresarial de Berlusconi. El atractivo es doble: el Papa proclama valores religiosos y morales en el mundo, pero los análisis de mercado nos dicen que además “vende”. Y esto es precisamente lo que necesita Mondadori: remontar las fuertes pérdidas y los recortes que había anunciado. Su apuesta es fuerte: basta ver la ambiciosa tirada inicial de medio millón de ejemplares, que distan tanto, por ejemplo, de los 4.600 del semanario en italiano de L’Osservatore Romano, propiedad de la Santa Sede.

¿Cuáles son los ingredientes que hacen que la publicación sea tan optimista? Primero y fundamentalmente, porque es la única en dedicarse con exclusividad al Papa. Además, dentro de poco el proyecto incluirá una versión online y sendos canales en Facebook y Twitter.

Por otro lado, la revista es de corte popular. Así lo confirma su precio de lanzamiento, 50 céntimos, el predominio de la imagen, el que sea muy coloreada y de fácil lectura. Fotografías del Papa por doquier y un cartel a doble página que lo confirma como superstar de la fe. En definitiva, se despliegan todos los recursos necesarios para apelar al sentimiento de los lectores, que además pueden contribuir compartiendo cartas y oraciones.

El semanario pretende ser un rastreador de las actividades del Papa, con presencia obligatoria de la audiencia general del miércoles y el ángelus de los domingos.

Es muy pronto aún para emitir un juicio, pero de momento resulta alentador ver que el mismo grupo editorial que hasta hace poco se afanaba en dar las primicias del “Vatileaks” se haya convertido en una cheerleader del Papa Francisco, y quizá también de la misión evangelizadora. De todas formas, espero que ni la lógica mercantilista acabe imponiéndose a las buenas intenciones ni que el mensaje acabe siendo víctima del sensacionalismo.

Otros datos proporcionados en un ar­tículo del Wall Street Journal muestran que el ““efecto Fran­cis­co”” se ha convertido en una bendición para los editores. Avvenire, diario de la Conferencia Episcopal italiana, vio aumentar su circulación el último año un 5%, un hecho extraordinario en estos tiempos de dificultades para la prensa diaria. La revista católica Fa­mi­glia Cristiana ha lanzado un nuevo se­manario con el título Credere, la gioia della fede (Creer, la alegría de la fe), que se distribuye entre los que van a Misa y vende 60.000 ejemplares. Has­ta La Civiltà Cattolica, una minoritaria revista jesuita, está pensando de­di­car más espacio a la publicidad, tras un aumento en la demanda.

En el mundo anglosajón, según el mis­mo artículo, la revista católica británica, The Tablet, dice haber aumentado sus suscripciones y sus ventas; y el director del National Catholic Re­por­ter (Kansas) afirma que el número de pá­ginas vistas en su web ha aumentado un 44% desde la elección del Papa Fran­cisco.

____________________

(15-03-2014: añadidos los dos últimos párrafos)


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.