Experiencias del Tercer Mundo traspasadas a Estados Unidos

La Agencia para el Desarrollo Internacional asesora a los alcaldes de ciudades estadounidenses con problemas de tercermundismo

Página 1

La norteamericana Agencia para el Desarrollo Internacional (AID) -dedicada a ayudar a países del Tercer Mundo- ha encontrado nuevos clientes: las propias ciudades de Estados Unidos. Parece que, en algunos aspectos del desarrollo, Los Ángeles, Boston o Baltimore necesitan tanta ayuda como Nueva Delhi.

Aunque la agencia tiene prohibido por sus estatutos financiar programas en Estados Unidos, nada le impide transmitir a las ciudades norteamericanas sus experiencias de los programas financiados en los países en desarrollo. Esto es lo que pretende el director, J. Brian Atwood, que asegura haber encontrado muchas similitudes entre las ciudades estadounidenses y las del Tercer Mundo.

Atwood sostiene, con datos de las Naciones Unidas, que los niños menores de dos años vacunados contra el sarampión en las ciudades norteamericanas, rondan el 40%; mientras que Egipto, Filipinas, India o Sri Lanka han alcanzado -con programas de sus gobiernos o financiados por AID- tasas de vacunación del 70%. A esto se suman problemas más graves, como el SIDA, el analfabetismo, las rupturas familiares, el paro, la drogadicción.

No es que ciudades norteamericanas enteras sufran las mismas deficiencias que el Tercer Mundo, pero "debemos reconocer que hay barrios con problemas similares a los de los países menos desarrollados", ha dicho el alcalde de Baltimore, Kurt L. Schmoke.

Durante una entrevista retransmitida por televisión, Atwood se ofreció, como jefe de la agencia, a contrastar opiniones sobre desarrollo con alcaldes y responsables de las ciudades americanas. La primera en solicitar ayuda fue Baltimore, y después se han sumado otras. La agencia ha comenzado a concertar conferencias en las ciudades interesadas para exponer sus programas y aconsejar a los responsables públicos.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.