Sondeo en nueve países occidentales

Los norteamericanos, primeros, y los españoles, últimos en lectura de la Biblia

Página 1

El próximo mes de octubre se celebrará en el Vaticano un Sínodo de Obispos sobre el tema “La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia”. Es una muestra de la preocupación de la Iglesia favorecer el conocimiento y empleo de las Sagradas Escrituras. Y como se ve, es una preocupación que no carece de fundamento.

Dentro de los preparativos científicos del Sínodo, el presidente del Consejo Pontificio de Cultura, Gianfranco Ravasi, encargó una encuesta que fue presentada en el Vaticano. Se trataba de un sondeo entre 13.000 adultos de nueve países occidentales (Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido, Rusia, Italia, Holanda, Polonia y España) sobre el uso de la Biblia. El estudio fue realizado por GfK Eurisko y se tituló “La lectura de las Escrituras”.

Entre otras cosas, el sondeo muestra que el texto base del cristianismo, el libro más difundido y traducido en el mundo, sigue siendo poco conocido en muchos países que se definen católicos.

Los Estados Unidos son el único país que muestra un conocimiento extendido del texto revelado: el 75% de los norteamericanos consultados afirma haber leído al menos algún pasaje en los últimos 12 meses. Le sigue Polonia, pero ya muy por debajo, con un 38%, y cierran la lista Italia (27%), Francia (21%), y España (20%).

En España, los datos muestran que existe una notable incultura religiosa entre los católicos. Aunque el estudio revela que el 73% de los españoles se reconoce como católico, España ocupa el último lugar, con el 22%, entre los países seleccionados cuando se pregunta si los encuestados han leído un libro religioso en el último año. Muy por delante figuran los norteamericanos, con el 58%; en Francia la proporción es del 28%.

A la vez, algo más del 50% de los encuestados está de acuerdo con que la Biblia se enseñe en las escuelas. De los católicos, el 74% dice asistir alguna vez a algún rito religioso, aunque sólo el 20% dice hacerlo al menos una vez a la semana.

Según las conclusiones extraídas por el presidente de la Federación Bíblica Católica, Vincenzo Paglia, a pesar de la secularización, el estudio presenta una actitud generalizada de gran respeto por la Sagrada Escritura, y entre los cristianos se considera una fuente capaz de dar un sentido profundo a la vida en sus diversas circunstancias. En cualquier caso, Paglia considera que la mayoría percibe la Biblia como difícil, por lo que se requieren explicaciones y otras ayudas para captar bien su mensaje.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.