La tasa de abortos no había tocado techo

Página 1

La tasa de abortos en España en 2011 fue de 12,44 por mil mujeres de 15-44 años, frente al 11,49 del año anterior. Esto contradice las previsiones de que la incidencia del aborto ya había tocado techo, o al menos no volvería a experimentar subidas significativas.

Según los datos del Ministerio de Sanidad, en 2011 se practicaron 118.359 abortos voluntarios, un 4,5% más que en 2010. El aumento de las intervenciones coincide con un descenso en el número de mujeres en edad fértil, lo que explica el fuerte crecimiento de la tasa, el mayor desde 2006.

Muy probablemente, la nueva ley aprobada en 2010 tiene parte de la culpa en este repunte. También la situación económica del país puede haber tenido su influencia, aunque en los dos años previos, ya en plena crisis, la tasa había bajado a 11,41 en 2009 y prácticamente se había estabilizado (11,49) en 2010.

Las mujeres de 20-24 años (que en 2011 volvieron a tener la mayor tasa de abortos) representan perfectamente este cambio de tendencia, puesto que la actual subida de su tasa de abortos viene después de dos años de descenso continuado (ver tabla). El siguiente grupo de edad con la tasa más alta es el de 25-30 años, aunque los mayores aumentos se han producido entre las mujeres de 30-34 y de 35-39. En total, los abortos llevados a cabo por mujeres de 30 años o más representan ya el 42%, mientras que en 2005 se quedaban en el 35%.

 
2009
2010
2011
< 20 años
12,74
12,71
13,67
20-24
20,08
19,82
21,34
25-29
16,02
16,34
17,72
30-34
11,63
12,09
13,36
35-39
8,05
8,27
9,23
≥ 40
3,36
3,5
3,86


En cuanto a las menores de 20 años, la tasa de abortos aumenta un 7,5%. Los datos del Ministerio no desagregan la de las menores de 16 años, lo que sería interesante para evaluar el efecto que haya podido tener la modificación legal por la que no es obligatorio el consentimiento de los padres en el aborto. No obstante, sí se dan los números de abortos totales en estas edades: 455. Esto supone un aumento de casi un 7% respecto al año 2010, aunque la subida de la tasa puede ser mayor considerando el descenso en el total de población femenina entre 10 y 15 años.

Los “graves riesgos para la salud de la embarazada” solo han justificado un 7,3% de las interrupciones, cuando antes de que se aprobara la ley de 2010 suponían el 96-97%. Esto ratifica lo que todo el mundo sabía: bajo el paraguas de la protección de la “salud de la mujer” se llevaban a cabo antes de 2010 los abortos que ahora han pasado a llamarse por su verdadero nombre: “a petición de la mujer”, que representaron en 2011 un 90% del total; el mismo porcentaje, por cierto, que el de interrupciones llevadas a cabo en las primeras 12 semanas.

La salida de España de muchos inmigrantes –sobre todo hispanoamericanos– en los últimos dos años también se deja sentir en el aborto, al igual que en la tasa de natalidad. Los abortos correspondientes a españolas suponen el 60,85%, un porcentaje inferior al que les debería corresponder por representación demográfica pero muy superior al 48% de 2009.

Lo que no cambia con los años ni con las sucesivas leyes es el predominio de los centros privados, que en 2011 hicieron el 97,2% de todos los abortos.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.