La pediatría, cenicienta de la sanidad japonesa

La baja natalidad y el sistema de cobertura hacen que sea poco rentable

Página 1

Los hospitales japoneses están cerrando o reduciendo sus plantas de pediatría por el descenso de la natalidad y la escasa rentabilidad económica de esta especialidad. El sistema por el que la seguridad social paga las atenciones médicas hace que los hospitales cobren poco cuando los pacientes son niños.

Como ejemplos de los recortes, Look Japan (mayo 1995) cita el Mitsui Memorial Hospital, donde el número de camas para niños ha descendido de 28 a 2, o el Centro Médico de la Cruz Roja en Tokio, que ha dejado sólo 53 de las 106 camas de que disponía. Esto se explica en gran parte por la caída de la natalidad: de los 2,09 millones de nacimientos que hubo en 1973 se ha pasado a 1,2 millones en 1992, según datos del Ministerio de Sanidad. De modo que en los hospitales la tasa media de ocupación de camas pediátricas es del 70%, frente a más del 90% en casi todas las demás plantas.

Pero otros factores contribuyen también a que la rentabilidad económica de la pediatría sea de las menores entre las especialidades médicas. Los pediatras tienen que limitar lo más posible las pruebas de diagnóstico molestas o dolorosas y la prescripción de medicamentos, pues los niños las soportan peor. Ahora bien, la seguridad social japonesa paga a los hospitales según los medicamentos prescritos y los actos médicos realizados (por ejemplo, una radiografía). Así, según un estudio citado por Look Japan, los pediatras generan para los hospitales un 20% menos de ingresos que la media en las consultas externas y un 40% menos en la atención a pacientes ingresados.

Además de pocos fármacos y pruebas, los niños exigen una atención más constante y delicada por parte del personal sanitario. Pero el seguro cubre estos gastos sobre el supuesto de que cada enfermera atiende a dos enfermos. Y en la práctica, cada paciente de pediatría necesita casi por completo la atención de una enfermera, lo que eleva los costes de personal.

En consonancia con la caída de la medicina pediátrica, cada vez son menos los estudiantes que la escogen. La Asociación japonesa de hospitales ha comprobado que en 1991 eligieron esta especialidad 330 estudiantes de universidades estatales y privadas, un 20% menos que en 1981.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.