La infección por VIH desciende en el mundo y estalla entre los gais

Página 1

El informe anual de ONUSIDA, recién presentado en Ginebra, muestra que el contagio del virus del sida desciende en el mundo, pero está estallando en algunos grupos más expuestos, como los gais, que tienen una probabilidad 19 veces mayor de estar infectados que la población en general.


Una versión de este artículo se publicó en el servicio impreso 60/14

El riesgo entre los hombres que tienen sexo con otros hombres es tan claro que la Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de recomendarles, por primera vez, que tomen antivirales como medida preventiva, además de usar condones. “Hay una tendencia global que es el crecimiento de la epidemia entre los gais. Está ocurriendo en todas las regiones sin excepción alguna”, ha declarado a la agencia Efe Luiz Loures, director ejecutivo adjunto de ONUSIDA.

En todo el mundo hay, según se estima, unos 35 millones de personas infectadas por el VIH, aunque 19 millones de ellas –especialmente en África– no saben que lo tienen. El mayor número de personas con VIH se concentra en el África subsahariana (24,7 millones). La segunda región más afectada es Asía-Pacífico (4,8 millones).

Desciende el número de infecciones y de muertes relacionadas con el sida

El último año se produjeron 2,1 millones de nuevas infecciones, frente a 2,5 millones en 2011. Quince países concentran el 75% de los nuevos contagios (ver cuadro).

De las personas infectadas, casi 13 millones reciben tratamiento de antivirales (un 37% del total de afectados), entre ellos 11,7 millones en países de renta baja y media.

Con respecto a las muertes por causas relacionadas con el sida, el año pasado fueron 1,5 millones, lo que supone un 35% menos que el pico registrado en 2005. Hay menos muertes gracias al tratamiento con antivirales.

Dentro del mundo desarrollado, España ocupa el tercer lugar en población infectada, por detrás de EE.UU. y Francia. En nuevos casos, ocupa el quinto lugar, tras EE.UU., Francia, Reino Unido y Alemania.

El crecimiento de la epidemia entre los gais está ocurriendo en todas las regiones del mundo, sin excepción

La OMS ha llamado la atención sobre la extensión de la epidemia entre los grupos más expuestos, antes denominados “grupos de riesgo” y ahora “key populations”. Salvo en el África subsahariana, la epidemia de sida no ha sido general, sino que se ha centrado en estos grupos. Los gais que tienen sexo con otros hombres tienen una probabilidad 19 veces mayor de estar infectados que la población en general. Las prostitutas, 12 veces más que el conjunto de las mujeres de 15 a 49 años. Las mujeres transexuales, 49 veces más que otros adultos. Los adictos a drogas inyectables, 28 veces más que la población en general.

Entre los factores que explican el aumento de la epidemia entre los gais, Luis Loures menciona que, desde que se ha generalizado el tratamiento con antivirales, no se percibe como antes el miedo a la muerte, aunque de hecho la enfermedad puede ser mortal. A pesar de todas las campañas, cada vez más los hombres tienen relaciones con otros hombres sin utilizar preservativos. A esto hay que sumar el efecto de la promiscuidad con parejas desconocidas, pues, según algunos estudios, el 60% de los encuentros sexuales se dan a través de contactos en Internet. Otro aspecto que incide en la difusión de la epidemia es una gran movilidad en el colectivo gay.

La OMS recomienda por primera vez a los gais que tomen antivirales como medida preventiva

En 2013, unos 240.000 niños se infectaron por VIH, un 58% menos que en 2001. Solo el 24% de los niños toman antivirales. “Los tratamientos actuales no son adecuados para niños, por la cantidad, el sabor, el tipo… Es muy difícil lograr que los niños los tomen”, explica Mariangela Sim ão, directora de prevención en ONUSIDA.

Precisamente en estos días se ha conocido una noticia que muestra que los antivirales no son todavía la solución a la epidemia de VIH. Una niña de Misisipi, nacida seropositiva, y que desde el nacimiento empezó a tomar antivirales, no está curada, en contra de lo que se había anunciado. El virus ha reaparecido a los dos años del fin de la terapia.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.