Holanda: los diputados apoyan el matrimonio de homosexuales

Aprueban una moción sobre un proyecto de ley que todavía ha de pasar por el Senado y por una comisión de investigación

Página 1

Amsterdam. El debate en el Congreso de los Diputados holandés sobre el proyecto de ley "Formas de vida y derecho familiares" (ver servicio 119/95), desembocó en la aprobación de una moción a favor del matrimonio entre personas homosexuales. La modificación del derecho matrimonial, si se llegara a ello, tardaría como mínimo dos años, pues el gobierno ha puesto la condición de investigar antes las consecuencias que traería aprobar esa moción. Por otra parte, es previsible que este cambio encuentre más oposición en el Senado.

En el proyecto original, el Consejo de Ministros excluye el matrimonio para homosexuales y propone como alternativa que quienes lo deseen se inscriban en el registro civil como pareja, con las mismas ventajas jurídicas que un matrimonio. Pero en la primera ronda del debate, grupos de parlamentarios presentaron enmiendas al proyecto, una de ellas para dar la posibilidad legal de unirse en matrimonio a personas del mismo sexo. Votaron a favor 81 diputados, y 60 lo hicieron en contra. Junto a esta moción, los diputados aprobaron otra para que los homosexuales puedan adoptar niños.

La subsecretaria de Justicia, E. Schmitz, ha declarado al Congreso que, en este momento, el Consejo de Ministros no tiene previsto revisar el asunto. También ha dicho que, antes de introducir cualquier modificación, se formará una comisión de investigación para evaluar las consecuencias de los cambios, lo que llevaría como mínimo dos años. Por otra parte, es muy posible que esta moción encalle en la Primera Cámara, donde hay más representantes democristianos. El partido liberal está especialmente dividido en este asunto, mientras que de los socialistas sólo han votado en contra de la moción dos parlamentarios extranjeros, a quienes el matrimonio tal como es ahora les sigue pareciendo incuestionable.

El mismo día de la votación, el cardenal primado, Mons. Simonis, manifestó su oposición contra la moción parlamentaria. La calificó de "incomprensible" y dijo que hablar de matrimonio de homosexuales es una "contaminación lingüística". A la pregunta sobre qué haría si algún párroco bendijese una unión de este tipo, respondió que se imaginaba que ninguno lo haría y que, en caso contrario, se tomarían medidas disciplinares, pues sería algo muy grave.

En el debate público y político los argumentos en contra de la unión de dos personas del mismo sexo en matrimonio se pueden reducir a tres: los principios morales; el miedo a ir demasiado lejos en la legislación y chocar con la incomprensión internacional y el argumento puramente biológico de que el matrimonio está condicionado por la posibilidad de descendencia natural.

Carmen Montón

Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.