Francia: subsidios para personas mayores dependientes

Les sirven para contar con una asistencia a domicilio

Página 1

El presidente Chirac ha prometido en varias ocasiones conceder un subsidio a las personas mayores que no pueden valerse por sí mismas (ver servicio 134/95). Pero su proyecto inicial fue enterrado indefinidamente por falta de dinero. Ahora, los senadores de la mayoría gubernamental han adoptado una proposición de ley que, de ser aprobada por el Parlamento, establecerá un subsidio de este tipo, aunque menos ventajoso que los primeros proyectos.

El texto de la proposición prevé conceder -a partir del 1 de enero de 1997- un subsidio de a lo sumo 4.300 francos para las personas más dependientes mayores de sesenta años cuyos ingresos netos mensuales sean inferiores a 7.694 francos (unas 190.000 pesetas), incluida la prestación.

Este nuevo proyecto sustituirá -con algunos cambios- los subsidios que, a modo experimental, se están concediendo en doce departamentos. En los acuerdos locales, médicos y asistentes sociales reparten las ayudas en función de las necesidades de los ancianos.

Sólo en un 15% de los casos, las subvenciones se gastan en pagar a familiares que cuidan de los ancianos dependientes, según el Centro de investigaciones y de documentación de las condiciones de vida (Crédoc). Un 85% de los beneficiarios disponen de personas que les ayudan a domicilio. Una tercera parte de éstos les lavan, visten y levantan; y un 25% les acompañan a pasear o hacer la compra, se encargan de los trámites administrativos de la casa y les dan de comer.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.