El Observatorio

Cuidados paliativos: un derecho humano

Página 1

El Congreso Mundial de Cuidados Paliativos, celebrado en Praga del 30 de mayo al 2 de junio pasados, ha aprobado una Carta sobre los cuidados paliativos como un derecho humano, dirigida a la comunidad internacional. Las principales instituciones promotoras han sido: Asociación Europea de Cuidados Paliativos (EAPC), Asociación Internacional de Cuidados Paliativos (IAHPC), Worldwide Palliative Care Alliance (CMAP) y Human Rights Watch (HRW).

La Carta señala que “en algunos casos en que los pacientes se enfrentan a fuertes dolores, la falta de cuidados paliativos también puede constituir un trato cruel, inhumano o degradante. Los cuidados paliativos pueden aliviar eficazmente o incluso prevenir el sufrimiento, y se pueden brindar a un coste comparativamente bajo”. Sin embargo, “los gobiernos de muchos países de todo el mundo no han tomado medidas para asegurar que los pacientes puedan ejercitar este derecho” (ver Aceprensa, 11-11-2010).

En muchas naciones, añade la Carta, “los cuidados paliativos no están disponibles en absoluto, o el acceso a ellos es muy limitado. Esto hace que millones enfermos graves o moribundos sufran dolor y otros síntomas que se podrían prevenir o tratar. Esto es cierto no solo para los pacientes con cáncer, sino también para los que tienen enfermedades avanzadas de corazón, pulmón o riñón, así como enfermedades neurológicas progresivas, sida o tuberculosis. Los cuidados paliativos ofrecen además una mejor calidad de vida, también para las personas que padecen demencia de etapa tardía”. También se aclara que “los cuidados paliativos afirman la vida y consideran el morir como un proceso natural, ni adelantan ni posponen la muerte. Se proponen preservar y garantizar la mejor calidad de vida posible hasta la muerte”.

Las recomendaciones de la Carta a los gobiernos se centran en cuatro aspectos:

  1. Desarrollar políticas de salud que respondan a las necesidades de los pacientes graves o con enfermedades terminales.
  2. Garantizar el acceso a los medicamentos esenciales a todos los que los necesitan.
  3. Que los profesionales de la salud reciban una formación adecuada sobre cuidados paliativos y tratamiento del dolor en sus estudios de pregrado y posteriores.
  4. Integrar los cuidados paliativos en todos los niveles de los sistemas de salud.

El Congreso ofrece también historias reales que demuestran la eficacia de los cuidados paliativos.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.