El Observatorio

Cuando los Verdes alemanes defendían la pedofilia

Página 1

En un artículo publicado en MercatorNet, Andrew E. Harrod revisa los resultados de una investigación hecha en Alemania sobre la actitud de los Verdes ante la pedofilia en los años 80.

“Durante un tiempo a mitad de los años 80, los Verdes prácticamente actuaron como el brazo parlamentario del movimiento a favor de la pedofilia”, recuerda Der Spiegel. Esto no ha impedido que cuando estalló el escándalo de los abusos sexuales en la Iglesia los Verdes actuaran desde el principio como fiscales exigiendo responsabilidades y explicaciones.

Pero ahora el pasado del partido es tan controvertido que ha obligado a los Verdes a encargar una investigación al profesor de la universidad de Göttingen, Franz Walter. El debate se ha centrado en si fueron unos pocos extremistas los que defendieron la pedofilia en los años ochenta –tesis mantenida por la dirección actual– o si fue el partido como tal el que apoyó estas ideas.

La investigación hecha por Walter en los archivos del partido apunta más bien a la segunda explicación, como fruto del clima antiautoritario de la época. “Este era el espíritu de todos aquellos que se veían a sí mismos como defensores de los derechos civiles y querían liberar completamente a la sociedad de la ‘atmósfera viciada’ de la era de Adenauer y de la mojigatería antisexual de la Iglesia Católica”, escribe Walter. En la conferencia fundacional de los Verdes en 1980, uno de los grupos más visibles y vocingleros, los ‘Indios Urbanos’, propugnó la ‘legalización de todas las relaciones sexuales y afectivas entre adultos y niños’. Los Verdes tenían incluso un grupo de trabajo nacional, ‘Gays, Pederastas y Transexuales’, que hacía una labor de lobby ante el parlamento federal para abolir la sección del Código Penal que prohibía las relaciones sexuales con niños.

El mayor auge de la influencia pedófila tuvo lugar en 1985 cuando la convención de los Verdes en el land de Renania del Norte-Westfalia apoyó la legalización de la pedofilia. También el comité del partido Verde aprobó en 1985 una declaración en la que se pedía “abolir todas las limitaciones de edad para las relaciones sexuales mutuamente consentidas”, porque no respetaban “los derechos a la autodeterminación y a la búsqueda de la felicidad de los niños”.

A partir de los años 90, la influencia de los pedófilos en el partido se evaporó. Sin embargo, antiguos simpatizantes de estas ideas han seguido ocupando importantes puestos en el partido. Hoy reconocen que el apoyo a la pedofilia fue un error, un exceso en la lucha por la liberación sexual.

Aunque esos sentimientos resultan hoy embarazosos, eran normales en el ambiente de alternativa de izquierda en los años 70 y 80, en su celo contra la ‘hipocresía sexual burguesa’. Los grupos homosexuales se inclinaban a tolerar a los pedófilos como otra minoría sexual perseguida.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.