Creciente intolerancia contra cristianos en Pakistán y la India

La libertad está amenazada por violencias en Pakistán y leyes anti-conversión en la India

Página 1

En Pakistán y en la India van en aumento las discriminaciones y las amenazas contra las minorías cristianas. En Pakistán, por ataques de los radicales islamistas; y en algunos estados de la India, por la aprobación de leyes anticonversión.

Recientemente el arzobispo de Lahore y presidente de la Conferencia Episcopal de Pakistán, monseñor Saldanha, pedía al gobierno paquistaní que protegiera los derechos de los cristianos ante los desmanes, cada vez más frecuentes, de los radicales islamistas. Preguntado sobre la creciente radicalización de fanáticos musulmanes, Saldanha afirmó que “quieren introducir una forma más estricta del islam y, ante todo, la sharía. No quieren que las mujeres abandonen la casa para ir a trabajar o a la escuela, y quieren que lleven velo”.

De los 165 millones de habitantes de Pakistán, el 97% son musulmanes. Los cristianos representan el 2,5% de la población, de los que 1,2 millones son católicos. El arzobispo de Lahore describió a los cristianos de su país como “pobres, aislados y discriminados”, pero “firmes en la fe”, según cita la Comisión de Comunicaciones Sociales de la Conferencia de los Obispos Católicos de la India. La comunidad cristiana paquistaní en su mayor parte pertenece a la clase media-baja de la sociedad, y carece de suficiente instrucción.

“Existen barreras sociales y no se da a los cristianos igual dignidad, más bien sufren discriminación”, confirmó el presidente del episcopado paquistaní. Además, “debido a los conflictos políticos en Oriente Medio, se identifica a los cristianos con Occidente, cosa que lleva a ataques contra nuestras iglesias e instituciones”, añadió.

Sin embargo, en algunos casos, la persecución ha ido más allá, con asaltos contra comercios de cristianos, violencia contra religiosas y amenazas contra cristianos si no se convertían al islam. Por otro lado, más del 13% de los acusados por la ley que persigue la blasfemia contra Alá son cristianos. Esta ley ha servido a menudo para ajustes de cuentas contra cristianos, y por eso los obispos han pedido su abrogación.

En el país vecino, la India, la antipatía contra los cristianos se manifiesta sobre todo en las leyes anti-conversión aprobadas en los últimos años. Hasta el momento se han promulgado en cinco estados, cuatro gobernados por el Bharatiya Janata Party (BJP), el partido nacionalista hindú que gobernó el país hasta las últimas elecciones (2004). El pasado febrero se aprobó una ley de este tipo en Himachal Pradesh, un estado gobernado por el Partido del Congreso, tradicionalmente secular, que tiene a su cargo el gobierno central.

Actualmente los católicos indios son unos 18 millones, apenas el 1,8% de la población, pero su relevancia social en campos como la educación, la sanidad o la promoción de los marginados es grande en comparación con su número. Los radicales hinduistas están preocupados por el atractivo que tiene el cristianismo especialmente entre los pobres. Piensan que los conversos abandona el hinduismo a cambio de beneficios materiales.

En teoría, las leyes anti-conversión persiguen las conversiones obtenidas por métodos coactivos, fraudulentos o con recompensas materiales. En la práctica, cualquier conversión es sospechosa, porque todo servicio prestado a un pobre puede ser interpretado como “pago” por su conversión.

Las coacciones pueden venir más bien de los que quieren evitar cualquier conversión del hinduismo al cristianismo. Así, según la ley aprobada en Himachal Pradesh, el que quiera cambiar de religión tiene que avisar 30 días antes al juez del distrito, bajo pena de multa. Y quien convierte a otro por métodos fraudulentos puede ser condenado a dos años de prisión, a multa, o a ambas cosas.

Estas leyes están siendo el telón de fondo del aumento de ataques contra misioneros, por obra de fanáticos hinduistas.

ACEPRENSA


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.