Crece el número de voluntarios en EE.UU.

Página 1

A lo largo de 2011, en plena crisis económica, un millón y medio de adultos se incorporaron en Estados Unidos a tareas de voluntariado. Ese incremento hace que el país supere la mejor cifra de participación desde 2005, llegando a los 64,3 millones de voluntarios (más de uno de cada cuatro estadounidenses). Por otra parte, una encuesta nacional muestra que los jóvenes de 13 a 22 años realizan actividades benéficas con facilidad cuando sus amigos lo hacen.

Elaborado a partir de encuestas mensuales de población, el estudio Volunteering and Civic Life in America estima que los 64,3 millones de estadounidenses que trabajaron como voluntarios en 2011 dedicaron a los demás casi 8 mil millones de horas.

64,3 millones de estadounidenses hicieron labores de voluntariado en 2011

Las principales tareas en las que emplearon su tiempo fueron: recaudar dinero (26,2%); conseguir, preparar, distribuir o servir comida (23,6%); trabajos domésticos y transporte (20,3%); asesoramiento y enseñanza (18,2%).

Al voluntariado organizado a través de instituciones hay que añadir la ayuda que en 2011 prestaron a sus vecinos dos de cada tres estadounidenses (143,7 millones), un incremento del 9,5% con respecto al año pasado.

El aprecio por los vínculos comunitarios se manifiesta también en que el 44% de los estadounidenses participó activamente en 2011 en algún grupo cívico, religioso o escolar.

Los padres con hijos en edad escolar tienen una tasa de voluntariado siete puntos porcentuales más alta que la media nacional (33,7% en comparación con el 26,8%). En el tramo de edad de los 26 a los 50 años, los padres y madres con hijos participan en actividades de voluntariado con mayor frecuencia que los que no tienen hijos; la diferencia se acentúa sobre todo en el tramo de los 40 avanzados, cuando el 46% de los padres con hijos ayudan en asociaciones. La tasa de voluntariado de las madres que trabajan fuera de casa está en el 38% (casi cuatro de cada diez).

Entre los jóvenes, el vínculo de amistad es una razón más poderosa para el voluntariado que la preocupación por determinadas causas sociales

Solidarios porque sus amigos lo son

Una visión complementaria a la que ofrece el estudio realizado por Corporation for National and Community Service –centrado exclusivamente en adultos– es la que brinda una encuesta nacional realizada a 4.363 jóvenes estadounidenses de 13 a 22 años. Con ella, la organización DoSomething.org pretendía averiguar qué mueve a los jóvenes a participar en tareas de voluntariado.

Los autores de la encuesta concluyen que más de la mitad de adolescentes y jóvenes de esas edades hicieron voluntariado durante el 2011. La razón principal por la que la mayoría de ellos (tres cuartas partes) se anima a realizar actividades benéficas es que sus amigos les invitan; el vínculo de amistad es una razón hasta casi dos veces más poderosa que la preocupación por determinadas causas sociales.

Como ocurre en otros ámbitos de su vida, en general evitan actividades que requieren demasiado compromiso. “A menudo, los adolescentes deciden aparecer en el último minuto; hacen lo posible por no ser los primeros y casi nunca se quedan hasta el final”.

La encuesta revela que los jóvenes prefieren trabajar en actividades que les permitan tener contacto directo con personas o en las que ven los resultados directos de su trabajo antes que en otras donde han de pasar desapercibidos.

Otra conclusión interesante es que, cuando se trata de pedir dinero, los jóvenes tienen un gancho especial. “Un discurso de un adolescente apasionado en busca de una donación es mucho más eficaz que una fría llamada o que un mensaje colectivo”, se lee en el informe que acompaña a la encuesta.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.