Juan Pablo II elogia la figura de Copérnico

La presunta incompatibilidad entre ciencia y fe, fruto de la incomprensión del pasado

Página 1

La celebración de un simposio internacional sobre la figura del astrónomo polaco Nicolás Copérnico ofreció a Juan Pablo II la oportunidad de rendir homenaje a este "hombre de ciencia y de fe", y de subrayar que la presunta incompatibilidad entre ambas fue una "penosa controversia ligada a un contexto cultural muy distinto del nuestro". Copérnico sostuvo, un siglo antes que Galileo, la teoría heliocéntrica.

El mensaje fue dirigido por el Papa a un simposio que se desarrolló en la Universidad de Ferrara -ciudad italiana donde Copérnico se doctoró en derecho canónico- con motivo del 450 aniversario de su muerte. En su obra más importante, De revolutionibus orbium coelestium, publicada en 1543, poco después de su muerte, Nicolás Copérnico presentó su teoría como una hipótesis matemática, pues no pudo demostrarla experimentalmente.

El Papa afirma en su mensaje que Copérnico descubrió "el error matemático" en el que caía el sistema tolemaico al colocar "la Tierra en el centro de los movimientos celestes". Pero sabía también que "numerosos teólogos católicos y protestantes rechazaban su concepción heliocéntrica, en cuanto les parecía incompatible con los textos bíblicos". Una razón más para que presentara su descubrimiento como una hipótesis.

Para Juan Pablo II, Copérnico muestra al mismo tiempo "la prudencia del investigador, al que falta todavía la prueba decisiva de sus tesis, y la valentía del científico, que sabe proponer explicaciones más satisfactorias, apartándose de las representaciones tradicionales del cosmos". Encarna la "imagen del humanista prudente y audaz" que, "permaneciendo fiel a un riguroso método científico", supo situar sus observaciones en un cuadro cognoscitivo más amplio.

La llegada de Galileo Galilei, que presentó la teoría como doctrina cierta, aunque sus pruebas no lo demostraban, provocó sin embargo la reacción de la autoridad eclesiástica, dando lugar al conocido contencioso histórico que se cerró simbólicamente en 1992.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.