Francia castigará más duramente las novatadas escolares

Un proyecto de ley establece condenas de seis meses a un año de cárcel

Página 1

Las novatadas entrarán en Francia en el Código Penal. Un artículo de un proyecto de ley adoptado por el Consejo de ministros francés el 3 de septiembre recalifica penalmente y refuerza las sanciones contra cierto tipo de novatadas. Si llega a ley, la pena estándar será de seis meses de cárcel para los agresores.

El proyecto de ley va dirigido sobre todo a prevenir la reincidencia de los delincuentes sexuales, pero uno de sus artículos se propone también reprimir "los atentados a la dignidad de la persona cometidos en el ambiente escolar o educativo". En el artículo 10 del título II del proyecto, se presentan ciertas novatadas como "atentados contra la dignidad de la persona".

Con una ley así, ya no haría falta que un alumno presente denuncia para poder perseguir las novatadas. Todas las manifestaciones vejatorias a que dan lugar estos "ritos de iniciación" podrán ser perseguidas.

El texto prevé que "el hecho de que un escolar o un universitario imponga a otro, mediante presiones de cualquier género, acciones, actitudes o comportamientos contrarios a la dignidad de la persona humana (...) es penado con seis meses de cárcel y una multa de 50.000 francos". La pena se duplica (un año y hasta 100.000 francos) cuando la víctima es una persona de "particular vulnerabilidad". Hasta ahora, la persona agredida sólo podía presentar una denuncia en casos de haber sufrido violencia, amenazas o ataques sexuales.

Aunque las quejas por novatadas son pocas y los procesos, aún menos, hay asociaciones que llevan años denunciando estos malos tratos. Las disposiciones jurídicas que los castigan tampoco son nuevas. Y los últimos ministros de Educación han exhortado públicamente en repetidas ocasiones tratando de erradicar los "ritos de iniciación". Pero, como señala la ministra delegada de Enseñanza Escolar, Ségolène Royal, en Le Monde (4-IX-97), "convenía romper la ley del silencio" y acabar con el consentimiento forzado de los estudiantes. Las secuelas físicas y psíquicas que dejan ciertas novatadas han bastado para proponer la penalización específica de tales conductas.

También con sentido práctico, la Asociación de defensa de usuarios de la administración ha decidido lanzar para este nuevo curso un telefóno que recoja la denuncias de novatadas.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.