La doble cara de los empleos no tradicionales

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 6m. 20s.
Una versión de este artículo se publicó en el servicio impreso 84/15 En las discusiones occidentales sobre el futuro del mercado laboral se ha puesto de moda el término “economía gig”, en referencia a la palabra inglesa que designa un pequeño concierto en el que el músico se encarga no solo de interpretar las canciones, sino también de la infraestructura y la organización: un “bolo”, en la jerga artística. Por analogía, el trabajador gig no tiene un soporte institucional que

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción