Cuba–China: un socio, no un modelo

La Habana. Para el cubano común, la experiencia económica china es sinónimo de éxito Todos los días, a primera hora de la mañana, un cubano medio sale en busca de un transporte con el que desplazarse a su centro de trabajo. El autobús que llega a la parada es, normalmente, un Yutong, de fabricación china. De vuelta a casa, abrirá el refrigerador Haier -también chino-, tomará algo para merendar, y se sentará ante el televisor Panda -¿hace falta decir de

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares