Nathalie, viuda aún joven, intenta ahogar su soledad sumergiéndose en su trabajo de ejecutiva. Pero su corazón vuelve a latir con el hombre aparentemente con menos posibilidades: su subordinado Markus, un sueco sencillo, noble y algo pasmado, que la deslumbra con su tierna delicadeza.

Más de 700.000 ejemplares vendidos, diez de los premios literarios franceses más importantes y su traducción a quince idiomas avalan la novela en que se basa esta deliciosa comedia romántica, con la que debutan como directores de cine el propio autor y su hermano Stéphane. Su clásica puesta en escena no depara demasiadas sorpresas, quizás se alarga demasiado y a veces adolece de un montaje deslavazado. Pero facilita el lucimiento del excelente reparto, sobre todo de Audrey Tautou –en un papel frágil, cercano al que interpretó en Amélie– y de un inmenso François Damiens, que llena de humanidad su entrañable caracterización de Markus.

Esos notables resultados formales e interpretativos se asientan en un guión muy sólido, fresco y profundo a la vez, a ratos muy divertido –por situaciones surrealistas y diálogos chispeantes–, y muy emotivo en sus pasajes melodramáticos. Es fundamental su perspectiva dramática y moral, que acierta al subrayar el sentido purificador del sufrimiento, el valor del cariño de familiares y amigos y, sobre todo, la necesidad de cimentar el amor en algo más que la atracción física. Todo ello, sin énfasis moralizantes, con delicada sutileza y un rotundo sentido del humor, ambos eficazmente reforzados por varias bellas canciones de Emilie Simon.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares