Oswaldo Payá presenta un programa de transición para Cuba

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 37s.

Oswaldo Payá, político reformista cubano, ha presentado un Programa de Transición que viene a ser un complemento del Proyecto Varela. Este último, que cuenta ya con 25.000 firmas de apoyo presentadas ante la Asamblea Nacional cubana, formula una serie de reformas constitucionales con vistas a conseguir un cambio político de manera pacífica (ver servicio 108/03).

El nuevo programa, que consta de nueve capítulos, contempla medidas como una amnistía política general y la redacción de una nueva Constitución. Se reconoce el derecho a la propiedad privada y se propone que desaparezca el dólar como moneda de uso en Cuba (admitido en establecimientos especiales para turistas y miembros de la nomenklatura, el dólar es un signo de división entre los cubanos). En lo económico, según Payá, no se opta entre el capitalismo y el socialismo, sino por un sistema que armonice la justicia y los derechos humanos junto a la libertad económica.

La iniciativa presta especial atención a los exiliados. Así, se otorga prioridad a las inversiones económicas de estos últimos sobre las de extranjeros. Sin embargo, un punto controvertido del proyecto es que no contempla la devolución de los bienes confiscados por la revolución ni prevé indemnizaciones para los exiliados. Con el fin de facilitar la reagrupación familiar y la integración social entre exiliados y no exiliados, se ha previsto un nuevo organismo, denominado Comisión de Reencuentro Nacional.

Entre otras reformas políticas, se reconoce la libertad de expresión y asociación, y se pide la reforma de la ley electoral, punto que ya figura en el Proyecto Varela. Además, se propone elaborar un nuevo Código Penal y que las fuerzas armadas pasen a depender de una autoridad civil.

En el capítulo de relaciones exteriores, se propone un diálogo con Estados Unidos que permita superar las tensiones actuales, pero sobre la base del reconocimiento de la soberanía e independencia de Cuba.

Esta iniciativa es, en palabras de Payá, un “instrumento en torno al cual puede realizarse el diálogo, con visión de reconciliación y amnistía para todos”. Con ello se busca que sea el mismo pueblo cubano quien, a través de “comités ciudadanos”, realice su propia transición hacia la democracia. Para ello, Payá insiste en el diálogo con todos: no se excluye ni al gobierno castrista ni a los exiliados.

Según Payá, “la meta final es un gobierno democrático electo por el pueblo, con un programa de cambio definido por el pueblo”. El proceso de transición pasará por varias etapas. Primero, una vez debatidas estas propuestas y mejoradas por las sugerencias de los comités, se sometería el programa a referéndum. Después, una Asamblea Constituyente, elegida democráticamente, terminaría el proceso con la elaboración de una nueva Constitución.

El programa, que fue presentado por Payá el mes pasado a la prensa extranjera, tendría que ser aceptado por el régimen, cosa improbable, a juzgar por la reacción del gobierno al Proyecto Varela.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares