Los obispos de Venezuela, contra el intento de forzar la reelección presidencial indefinida

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 44s.

Mientras el presidente Chávez contraría la voluntad popular que en el referéndum del año pasado se opuso a la prolongación ilimitada del mandato presidencial, un documento de los obispos expresa su preocupación porque este nuevo intento comprometa de modo grave “una paz ya debilitada”.

La Asamblea Nacional (Congreso) de Venezuela aprobó ayer el proyecto de enmienda constitucional presentado por el presidente Hugo Chávez, en el que se prevé la modificación de cinco artículos para permitir la reelección a todos los cargos de elección popular. Mediante este recurso, Chávez podría presentarse en los comicios de 2012 para un tercer mandato, y luego en las siguientes convocatorias “hasta que Dios y el pueblo quieran”, como ha expresado el propio mandatario.

El líder “bolivariano” vuelve por sus fueros esperando salir exitoso, esta vez, del referendo que debe convocarse antes de 30 días para someter la iniciativa a la opinión del electorado. Ello, aunque ya el 2 de diciembre de 2007 los votantes fueron llamados a las urnas a propósito de otro plan de reforma constitucional que incluía el tema de la reelección y que contó con el rechazo de la mayoría.

Consulta ilegal

Al clausurar la Asamblea Plenaria que los obispos de Venezuela celebraron entre el 7 y el 13 de enero, una Exhortación a propósito de la situación del país y de los compromisos del cristiano se ha referido al tema de la reforma propuesta. En ella, los obispos expresan su preocupación porque este “intento de revertir esa decisión popular ya expresada” comprometa de modo grave “una paz ya debilitada”. A propósito de la polarización política y social el mismo documento afirma que en la vida pública venezolana “la intolerancia, la exclusión, la descalificación y el insulto se han convertido en patrones de conducta cotidiana”.

Por otra parte, dicen los obispos, la nueva campaña por la reelección es contraria a varias normas de la Carta Magna de la nación, en cuanto “el artículo 345 impide expresamente que una propuesta que no sea aprobada pueda presentarse de nuevo en un mismo período constitucional”, mientras el artículo 6 establece como principio fundamental del sistema de gobierno la alternancia.

Pero la Exhortación pone sobre todo el acento en el hecho de que, más allá del afán de mantenerse en el poder, la iniciativa presidencial no se propone “la superación de las carencias que sufre el pueblo”. Este objetivo -calificado por los obispos de “impostergable”- se desprende del panorama general descrito en el texto. Junto a “una pérdida creciente del valor de la vida” por la que Venezuela se ha convertido en “uno de los países más peligrosos del mundo”, los obispos denuncian un clima de corrupción generalizada debido a “los ingentes ingresos por la venta del petróleo, la falta de controles institucionales, la falta de formación de la población para ejercer la contraloría social, pero, sobre todo, el bajo nivel de conciencia ética de dirigentes y empresarios”.

El llamamiento, pues, insiste en la prioridad de “empeñarse a fondo en la creación de un clima nacional de convivencia y de solidaridad”, apelando a la conciencia cristiana para que se asuman “actitudes de fraternidad, moderación en el uso de los bienes, austeridad y solidaridad con los más necesitados”.

Apéndice:


Los términos sesgados de la consulta

Los votantes, que el día del referéndum no tendrán a la vista el texto enmendado de los cinco artículos, deberán responder a una pregunta cuya redacción, además de por farragosa, asombra por su sesgo evidente: “¿Aprueba usted la enmienda de los artículos 160, 162, 174, 192 y 230 de la Constitución de la República, tramitada por la Asamblea Nacional, que amplía los derechos políticos del pueblo con el fin de permitir que cualquier ciudadano o ciudadana, en ejercicio de un cargo de elección popular, pueda ser sujeto de postulación como candidato o candidata para el mismo cargo por el tiempo establecido constitucionalmente dependiendo su posible elección exclusivamente del voto popular?”. Se deduce entonces que una negativa supondría la resistencia a “ampliar los derechos políticos del pueblo”, además de lo que dice el Partido Socialista Unido de Venezuela: un espaldarazo al “modelo capitalista” y un repudio del “buen gobierno”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares