Latinoamérica vuelve a crecer

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 57s.

La economía de América Latina creció una media del 3% en 1992, según el informe anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Es el segundo año consecutivo de crecimiento, tras el declive económico de los años 80. El BID reconoce que los programas de ajuste han logrado mejorar los índices macroeconómicos. Pero advierte que ahora es preciso completar las reformas económicas con “una reforma social que no sólo alivie, sino que reduzca la pobreza en la región”.

A pesar del crecimiento experimentado, la renta per cápita media de la región (2.267 dólares) en 1992 está todavía por debajo del máximo (2.378 dólares) alcanzado en 1980. La renta por habitante oscila entre los míseros 218 dólares de Haití y los 4.347 de Argentina.

Por países, Chile sigue siendo el de mayor crecimiento en 1992, con un 10,4%. Entre los países más populosos, mientras Argentina y México siguen por el buen camino, Brasil va en declive: el brasileño medio -uno de cada tres latinoamericanos es brasileño- vio cómo su renta se reducía a 2.151 dólares frente a los 2.212 en el año anterior.

El crecimiento global, la reducción de la inflación a menos del 30% en muchos casos, el aumento de las exportaciones y la entrada de capitales, son algunas de la buenas noticias. Pero los programas de estabilización aplicados en los últimos años, señala el BID, han empeorado las condiciones de vida de un amplio segmento de la población, que “encuentra crecientes dificultades para satisfacer sus necesidades básicas”. Ahora hay que iniciar otra serie de reformas que “combinen la equidad social con un crecimiento sostenible”.

El informe recomienda”hacer hincapié en las inversiones para capacitar mano de obra” y no en la mera prestación de asistencia social. Las inversiones en proyectos sociales deben privilegiar a las zonas rurales, que hasta ahora han estado menos atendidas que las urbanas. El BID subraya la importancia de la inversión en recursos humanos para la consolidación del crecimiento económico a largo plazo. El aumento de un año en la esperanza de vida y en la escolaridad básica suponen no sólo un avance para las personas, sino también una ganancia en términos de crecimiento económico.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares