El tambaleante gobierno de Dilma Rousseff

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Fruto de un profundo desencanto popular, las multitudinarias marchas del pasado 16 de agosto en varias ciudades de Brasil volvieron a exigir la salida de la presidenta Dilma Rousseff y mayores soluciones para la recuperación económica y contra la galopante corrupción, especialmente reflejada en el caso Petrobras, el mayor escándalo de corrupción en la historia de esta nación. Lejos está Brasil de aquel boom de 2010 que hacía pensar que el gigante sudamericano se ubicaría finalmente en las grandes ligas

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares