Brasil contrata a casi 14.000 médicos extranjeros

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 57s.

La falta de médicos en Brasil ha llevado al gobierno de Dilma Rouseff a buscar ayuda en el extranjero. Desde que arrancó el septiembre pasado, el programa “Más Médicos” ya ha logrado atraer a casi 14.000 médicos procedentes de Cuba, España, Portugal, Rusia y Argentina. El creciente apoyo popular al programa, del que se benefician sobre todo las zonas desfavorecidas, ha logrado contrarrestar las críticas iniciales.

Según el Christian Science Monitor, actualmente Brasil tiene una ratio de 1,8 médicos por 1.000 habitantes, frente a los 4 y 2,4 médicos por 1.000 que tienen respectivamente España y Estados Unidos. Además, la distribución de médicos brasileños es muy desigual: mientras que en Marañón, uno de los estados más pobres de Brasil, la ratio es de 0,58 médicos por 1.000 habitantes en la próspera ciudad de Río de Janeiro es de 3,44.

Para cambiar esta situación, “Más Médicos” ofrece a los médicos extranjeros un contrato de tres años. Es el tiempo que el gobierno brasileño necesita para terminar de formar a unos 12.000 nuevos médicos nacionales. Cuando se les acabe el contrato, tendrán la oportunidad de quedarse a trabajar en Brasil si pasan las pruebas nacionales de selección.

El Estado brasileño paga a cada médico extranjero un sueldo mensual de unos 10.000 reales (3.270 euros). Pero los médicos cubanos salen peor parados, pues Brasil tiene que pagar a las autoridades de la isla y estas solo entregan parte del salario. Esto ha llevado a algunos de ellos a abandonar el programa.

Cuando el gobierno de Rouseff anunció la puesta en marcha de “Más Médicos”,la Asociación Médica Brasileñase le echó encima. Algunos médicos brasileños dijeron que el programa era electoralista, pues no existía tanta demanda. Otros previeron el caso de los médicos cubanos y advirtieron sobre el riesgo de propiciar un sistema en el gobierno explota a sus profesionales.

Pero las críticas iniciales se han visto contrarrestadas por el creciente apoyo popular. Según un sondeo nacional del Instituto Datafolha, el 67% de la población está favor del programa, 13 puntos más que en agosto. El apoyo es todavía mayor en el Nordeste, la región más pobre de Brasil: un 72% está a favor.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares