El tenso estado de nuestras opiniones

el-tenso-estado-de-nuestras-opiniones
Se suponía que el abandono de las verdades objetivas iba a vacunarnos contra la intolerancia y la crispación. Que, una vez abrazado el relativismo, seríamos más flexibles con las opiniones ajenas. Pero la deseada apertura de mente no se ha producido. Algunos análisis sugieren que las confrontaciones identitarias podrían estar agravando la polarización más que los desacuerdos de ideas. A

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares