El premio UNESCO Educación para la Paz otorgado a un sacerdote católico de Nazaret

‹â±œ ⵜ âá åa ‹â1024El premio UNESCO Educación para la Paz otorgado a un sacerdote católico de Nazaret
El padre Emile Shoufani se ha distinguido por su acción para reconciliar a árabes y judíos

La UNESCO ha concedido el premio de Educación para la Paz 2003 al sacerdote árabe-israelí Emile Shoufani, que se ha distinguido por su empeño en promover la reconciliación entre los árabes y los judíos.

Apodado “el cura de Nazaret”, el padre Shoufani, nacido en 1947, es árabe cristiano y de nacionalidad israelí. Es párroco de la comunidad greco-melquita católica y desde 1976 director del colegio San José en Nazaret. En 1988 elaboró el proyecto “Educación para la paz, la democracia y la coexistencia”, proyecto que se ha venido aplicando desde entonces en el centro docente que dirige. Con este proyecto Shoufani lleva años esforzándose por lograr un acercamiento entre árabes y judíos, con iniciativas como el hermanamiento con la escuela judía Lyada de Jerusalén o con intercambios de alumnos de distintas culturas y creencias.

A finales del 2002 el padre Shoufani se lanzó a un nuevo proyecto que muchos consideraron una locura y una provocación, “Memoria para la paz”. Se trataba de una peregrinación conjunta de judíos y árabes al campo de concentración de Auschwitz, con el objetivo de recordar el Holocausto judío. En esta peregrinación, que comenzó el 26 de mayo, participan 125 árabes de Israel (100 musulmanes y 25 cristianos), 135 judíos, además de unos 200 franceses y belgas. La peregrinación ha estado precedida por una serie de conferencias preparatorias en torno al Holocausto judío, con la participación tanto de judíos como de árabes. “Es también importante prepararse para ir, escuchando a los que conocieron y vivieron aquella época. Ha sido una preparación necesaria que ha tenido como consecuencia la compresión, la toma de conciencia”, ha declarado al diario Avvenire.

Con esta atrevida iniciativa el padre Shoufani pretende que a través del recuerdo se pueda llegar al perdón y a la paz, tan difíciles en estos momentos. “Desde el inicio de la segunda Intifada se ha producido una ruptura casi total entre israelíes y palestinos. Me he dado cuenta de que para continuar el diálogo hacía falta quizá hacer memoria, tratar de hacer las paces con la historia”, dice Shoufani.

El padre Shoufani ha expresado sus ideas en dos libros de entrevistas, El cura de Nazaret y Comme un veilleur attend la paix (2002). El jurado de la UNESCO ha justificado así su galardón al P. Shoufani: “Su actitud personal y su acción han estado siempre impregnadas de diálogo, de paz y de tolerancia, así como de un empeño constante en reconciliar a los árabes y a los judíos”.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares