Aceprensa

En busca de lo absoluto

  • ALBERTO DE FRUTOS
  • 6.JUN.2018
Bricks to Babel. Book Two: In search of a synthesis
Autor: Arthur Koestler.
Página Indómita.
Barcelona (2018).
592 págs.
34,90 €.
Traducción: Luis González Castro.

Comprar

Dos años después de recuperar En busca de la utopía, primera parte de la antología de su obra que Arthur Koestler (1905-1983) preparó antes de morir, la editorial Página Indómita cierra el círculo con En busca de lo absoluto, escritos diversos sobre filosofía y ciencia de un autor que no ha perdido un ápice de interés. Desde la última vuelta del camino, Koestler hizo balance vital, y, con tanta honestidad como afán pedagógico, resumió sus miles de páginas en un itinerario que atestigua la complejidad de su pensamiento y del siglo que le tocó vivir.

El principal elogio que cabe hacer a un libro de esta naturaleza es que se lee con gusto y provecho. ¿Qué mejor antólogo que uno mismo para esquivar repeticiones y avanzar por la trama especulativa, manteniendo el equilibrio y la coherencia?

En la primera parte, "El acto de la creación", el autor reflexiona sobre las afinidades electivas entre ciencia y arte (y también sobre sus diferencias); sobre los factores inconscientes que alientan la creación humana; o sobre los grandes genios, como Kepler o Newton, que abanderaron la revolución científica. Hay en estas páginas un fluir de conceptos estéticos –Koestler entiende el arte como “una escuela de autotrascendencia”–, históricos, literarios, psicológicos, matemáticos o biológicos; pero, sobre todo, hay el fluir de la conciencia de un intelectual a quien, tal vez porque no se encerró nunca en una torre de marfil, nada de lo humano le fue ajeno.

La segunda parte, "Esbozo de una teoría", aclara uno de sus términos más oscuros y reproducidos, el “holón”, que acuñó en su libro El espíritu de la máquina (1967) y que podría traducirse como algo que es, a la vez, “parte” y “todo”, susceptible de ordenarse jerárquicamente. Más allá de estos laberintos, el autor de El cero y el infinito explora la aplicación práctica de sus teorías y su utilidad para encarar problemas, como los derivados de la memoria, el libre albedrío o la mentalidad de grupo.

En busca de lo absoluto no se limita a copiar y pegar fragmentos de sus ensayos más graves. Como en la primera parte de su testamento intelectual, Koestler revisa también sus conferencias y artículos en revistas, sus experiencias viajeras, sus confesiones más íntimas. "Reflexiones sobre la horca" se apoya en las enseñanzas de la historia para refutar la pena capital y, sin embargo, más adelante no hallará contradicción alguna en su defensa de la eutanasia, que reduce, mediante una insufrible boutade, a un “correctivo natural de una desventaja biológica” (recordemos que Koestler se suicidó junto con su mujer).

Su frustrada prospección de un sentido trascendente en el misticismo oriental y su profesión de fe en la ciencia occidental marcan el colofón del libro y de la biografía de un buscador insaciable, abrumado por el sentimiento trágico de la vida y por la tendencia autodestructiva de sus semejantes (fue testigo del auge del nazismo, la Guerra Civil española y el totalitarismo soviético). En esta larga “visita guiada”, al lector le es dado conocer a un hombre y, por ende, conocerse mejor a sí mismo.

Secciones

Nombre de usuario

Web principal

© ACEPRENSA S.A. Prohibida la reproducción íntegra o parcial.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.