Teresa de Lisieux, fenómeno editorial

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Análisis

En un país como España, donde la tirada media de un libro es de 3.400 ejemplares y donde los libreros devuelven a los editores el 26% de la producción, una autora que vende más de cien mil ejemplares en tres meses y medio es un fenómeno editorial. Si además lo consigue sin figurar en las listas de libros más vendidos, sin ser publicada por un gran grupo editorial, sin convocar ruedas de entrevistas y sin apenas cobertura mediática, entra en el ámbito del misterio. Esto es lo que ha conseguido Santa Teresa de Lisieux, según declaran sus editores, mientras sus reliquias transitaban por diversas ciudades españolas en el último trimestre del año pasado. Esta autora, muerta en 1897, sigue interesando profundamente a muchos lectores de hoy.

Su long seller por excelencia es su obra autobiográfica Historia de un alma, editada por Monte Carmelo, de la que en estos tres meses y medio se han vendido 70.000 ejemplares. Si se tienen en cuenta otras obras sobre la santa francesa del siglo XIX, biografías para niños y jóvenes y sus Obras Completas, Monte Carmelo declara haber vendido 30.000 ejemplares más.

La editorial Edibesa, que tiene en su catálogo cuatro libros de la santa, asegura haber vendido 8.000 ejemplares en el último trimestre del año. La editorial Palabra agotó la quinta edición de la biografía de Santa Teresa, obra de Maxence van der Meersch, y ha impreso la sexta.

No es solo un fenómeno coyuntural. Si se consultan los registros del ISBN, se ve que las obras de esta doctora de la Iglesia se vienen reeditando regularmente desde 1990. Y están también disponibles más de una veintena de biografías y libros sobre Teresa de Lisieux.

Llama la atención que, siendo un valor incluso comercial tan consolidado y libre de derechos de autor, no se haya interesado por ella ninguno de los grandes grupos editoriales. Y no es que estos grupos sean refractarios a los temas religiosos. Algunos de ellos hasta tienen colecciones de espiritualidad o de creencias. Pero parecen suponer que encontrarán más lectores con el sufismo islámico o la literatura védica que con la tradición cristiana, aunque es dudoso que ese tipo de libros contribuyan a elevar la tirada media.

También sorprende que las feministas interesadas por los estudios de género no hagan más por analizar el pensamiento de Teresa de Lisieux. Si hay un libro escrito por una mujer que ha sido traducido a más lenguas y que haya alcanzado un mayor número de ventas, ese es Historia de un alma. Y si se dan tanto trabajo para rescatar del olvido a una oscura escritora del siglo XIX, sería mucho más fácil presentar a esta monja a la que ninguna opresión patriarcal consiguió acallar.

Aunque las listas de best sellers no se den por enteradas, esta autora que vivió con sencillez y silencio sigue siendo una máquina de vender libros. Da la impresión de que aquel a quien ella llamaba su Esposo se ocupa del marketing.

Juan Domínguez

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares