Selección de literatura (Verano 2009)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 16m. 9s.

Puestos a meter una buena novela en la maleta o a disfrutarla en casa, puede ser difícil decidirse entre tanta avalancha editorial. Si el lector no tiene ya apartados los libros que le interesan o quiere refrescar su memoria sobre algunos ya reseñados en nuestros servicios, he aquí una selección.

Wallace Stegner. En lugar seguro. Novela que cuenta la larga amistad entre dos matrimonios de profesores universitarios norteamericanos. Los Lang y los Morgan procuran salir adelante en medio de problemas laborales y familiares como los que tiene todo el mundo. A pesar de la aparente falta de sustancia, el relato resulta apasionante tanto por la calidad literaria como por las vidas de los protagonistas. (Libros del Asteroide. 392 págs. 21,95 . Ver Aceprensa 19-11-2008).

Petros Márkaris. Muerte en Estambul. Cuarta novela que se publica de este autor griego, que está consiguiendo éxito internacional gracias a las aventuras policíacas protagonizadas por el inspector Kostas Jaritos. En esta ocasión, la acción transcurre en Estambul, donde Jaritos y su mujer se encuentran de vacaciones. Sin embargo, lo que parecía unos plácidos días de descanso se transforma en un nuevo caso policiaco, pues Jaritos tiene que resolver una serie de asesinatos que comienzan en Grecia y se repiten en parecidas circunstancias en Estambul. (Tusquets. 242 págs. 18 . Ver Aceprensa 24-06-2009).

Dorothy Sayers. Los secretos de Oxford. Dorothy L. Sayers (1893-1957) es una de las grandes firmas de la novela policíaca, y sus obras resisten muy bien al tiempo. Los secretos de Oxford -magnífica recreación de la vida de esta ciudad en los años de entreguerras- no trata de crímenes, sino de las consecuencias del rigor en la investigación, que puede llevar a una persona lunática a provocar un clima general de miedo. Ha sido considerada su obra maestra. (Lumen. 600 págs. 24,90 . Ver Aceprensa 24-06-2009).

John Fante. Llenos de vida. El protagonista es un guionista de éxito, tiene treinta años y espera su primer hijo. En cierto momento pide ayuda a su padre para unas reparaciones en el hogar. Su casa, símbolo de su nuevo estatus de bonanza económica, se viene abajo por las termitas. Su mujer se prepara para convertirse al catolicismo. Con tan poco material, Fante compone una buena historia, pinta extraordinariamente varios caracteres, hace reír, emociona y convence. (Anagrama. 157 págs. 15 . Ver Aceprensa 4-03-2009).

Mary Ann Shaffer y Annie Barrows. La sociedad literaria y el pastel de patata de Guernsey. Interesante novela que recoge las cartas que recibe una autora, Juliet Ashton, de los miembros de una excéntrica sociedad literaria creada en Guernsey, una isla del canal de la Mancha, único territorio británico que estuvo bajo el poder de los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. La acción transcurre en 1946, en una Inglaterra que a duras penas se recupera de las secuelas dejadas por la guerra. Novela amable que ofrece un interesantísimo retrato de tipos humanos. (RBA. 304 págs. 15,50 . Ver Aceprensa 30-03-2009).

Sloan Wilson. El hombre del traje gris. Tom, casado con Betsy, es un hombre apagado, gris, sin ilusión, como tantos otros de su rango social. Betsy está cansada de la casa y del barrio e imagina que viviendo en otro lugar será más feliz; pero con el sueldo de Tom no hay mucho que hacer. Así que Tom consigue un trabajo mejor remunerado. La obra, publicada en 1955, plantea una situación muy común, también hoy en día: la de quien puede alcanzar el éxito profesional, pero a costa de su vida familiar. (Libros del Asteroide. 400 págs. 21,95 . Ver Aceprensa 22-05-2009).

Louis Hémon. Maria Chapdelaine. Louis Hémon (1880-1931) es una de las principales figuras de la literatura de Quebec. Con un estilo sencillo y realista, esta novela narra unos pocos meses en la vida de la joven Maria Chapdelaine, la hija de una familia de colonos canadienses. La mirada del narrador sigue los pequeños avatares en la vida de esta adolescente, y a través de ellos conocemos las costumbres cotidianas de una familia de pioneros. También destaca el elogio de unas gentes sencillas que poseen una firme escala de valores: la religión católica, la familia, la tierra. (Ediciones del Viento. 168 págs. 16,35 . Ver Aceprensa 15-01-2009).

Archibald Joseph Cronin. La ciudadela. Esta novela, publicada en 1937 y continuamente reeditada, sigue leyéndose con interés. Al poco de obtener su título de médico, Andrew Manson se traslada a un pequeño pueblo de las montañas de Gales. Allí se enfrenta a las responsabilidades de un médico rural. Más adelante, ya en Londres, empieza su imparable carrera hacia el éxito. Esta aparente ascensión es en realidad una vertiginosa caída hacia el abismo, en la que irá perdiendo sus viejos ideales. (Planeta. 480 págs. 22,50 . Ver Aceprensa 5-07-2009).

John Steinbeck. Dulce jueves. Doc, tras la II Guerra Mundial, regresa a su casa, en un arrabal conservero de Monterrey. Sin embargo, el Doc que se fue no es el mismo que vuelve. Doc había sido un hombre feliz. Pero aquel hombre, antaño adorado y solicitado por sus amigos, vive descontento hasta la desesperación. Para Steinbeck, la bondad individual conforma la bondad social, y una sociedad buena es capaz de salvar al hombre de su angustia vital. (Navona. 304 págs. 12,50 . Ver Aceprensa 26-06-2009).

Stefan Zweig. Mendel el de los libros. Esta breve obra narra la historia de un excepcional librero que pasa su vida recibiendo lectores en la mesa de un café vienés. Con su conocimiento bibliográfico y su enciclopédica memoria mantiene un cordial trato con sus clientes de media Europa, en una existencia hecha por y para los libros y los lectores. Mendel no sirve para vivir en un mundo tan alterado por la Gran Guerra y llega a ser una de sus más despreocupadas y cándidas víctimas. (Acantilado. 57 págs. 9 . Ver Aceprensa 27-05-2009).

Fred Chappell. Me voy con vosotros para siempre. Escrita como si se tratase de los recuerdos infantiles del narrador, esta divertida novela cuenta la niñez de Jess en una granja de Carolina del Norte. Allí viven su padre, ocurrente y gamberro; su madre, que ejerce de maestra, y la abuela, que lleva el control de la granja. La última persona que se integra en la vida familiar es un adolescente huérfano que contratan como bracero. Jess describe la vida doméstica en la granja, salpicada de desternillantes anécdotas protagonizadas por sus excéntricos parientes. (Libros del Asteroide. 240 págs. 17,95 . Ver Aceprensa 17-12-2008).

Yoko Ogawa. La fórmula preferida del profesor. Este libro, el más popular de la japonesa Yoko Ogawa (1962), ha sido premiado por diferentes sociedades matemáticas, pues el entusiasmo por los números forma parte de su argumento. A partir de uno de sus trabajos como asistenta, la narradora y su hijo de diez años empezaron una relación muy especial con un anciano profesor de matemáticas que, a consecuencia de un accidente, tenía una autonomía de memoria de ochenta minutos. (Funambulista. 299 págs. 13,95 . Ver Aceprensa 29-10-2008).

Abraham B. Yehoshúa. Una mujer en Jerusalén. Un terrorista se suicida mediante una explosión y entre los fallecidos se encuentra una hermosa y enigmática mujer, cuyos restos nadie reclama. Un empleado de la empresa en la que trabaja deberá cargar con el cadáver y devolverlo a su pueblo natal, emprendiendo un fatigoso viaje que acabará por sacudir lo más íntimo de su conciencia. El dramatismo argumental da paso al drama interior de sus personajes, hombres y mujeres sin nombre, con sus miserias, sus vidas truncadas… (Anagrama. 287 págs. 17 . Ver Aceprensa 1-10-2008).

Varlam Shalámov. La orilla izquierda. Varlam Shalámov pasó casi veinte años en campos de trabajo forzado durante la época de Stalin. A la salida, decidió escribir su experiencia. El resultado son los seis libros que forman Relatos de Kolimá, de los que en España sólo se conocía el primero de ellos, con el mismo título que el conjunto. Ahora se publica el segundo, La orilla izquierda, y poco a poco irán apareciendo los demás. Se trata, sobre todo, de un testimonio literario y humano de primera magnitud. (Minúscula. 370 págs. 18,50 . Ver Aceprensa 27-05-2009).

Serguey Dovlátov. La extranjera. Dovlátov (1941-1990) vuelve a utilizar su propia vida como materia novelesca. La protagonista es Marusia, una mujer rusa, bastante caprichosa, con un matrimonio fracasado a sus espaldas y un hijo, que decide exiliarse en Nueva York. Pero más que las peripecias de Marusia, a Dovlátov le interesa contar la vida de los emigrados rusos, insatisfechos y con problemas de integración. La novela está muy bien escrita y sorprende por su irónico sentido del humor. (Ikusager. 133 págs. 14 . Ver Aceprensa 28-04-2009).

Manuel Chaves Nogales. Juan Belmonte, matador de toros. Se publicó esta biografía a finales de 1935, un año antes de que Belmonte se retirase definitivamente de los ruedos. En ella repasa su infancia y adolescencia (de lo mejor del libro), sus primeros pasos en el mundo del toreo, su éxito espectacular, la relación que tuvo con otros toreros y también con algunos intelectuales de su tiempo… El libro está plagado de jugosas anécdotas que definen acertadamente el peculiar mundo del toreo. La biografía tiene un innegable valor histórico, sociológico y, por supuesto, literario. (Libros del Asteroide. 346 págs. 17,95 . Ver Aceprensa 29-04-2009).

Miguel Aranguren. La hija del ministro. Esta novela supone un interesante cambio de registro en la obra de Miguel Aranguren (1970). Está ambientada en España en los años veinte y treinta del siglo pasado, años convulsos marcados por la decadencia de la monarquía de Alfonso XIII, la II República y la Guerra Civil. En este contexto, se sitúa la tragedia que viven Elvira Mobassa, perteneciente a una familia aristocrática y monárquica, y el joven vasco Ventura Ortuño, los protagonistas de una novela de amor y odio. (La Esfera. 508 págs. 22 . Ver Aceprensa 22-03-2009).

Josep Pla. Vida de Manolo. Junto con El cuaderno gris, Vida de Manolo es otra de las obras más valoradas de Josep Pla. La publicó en 1928 y en ella cuenta la vida del escultor Manuel Hugué (1872-1925). Tras una azarosa juventud, Hugué se trasladó a París, donde vivió una bohemia hambrienta hasta que consiguió abrirse camino como escultor. En París convivió con Picasso y otros muchos artistas españoles y extranjeros. Más que los hechos que se cuentan, interesantes, lo más que sobresale es la excelente prosa de Pla. (Libros del Asteroide. 168 págs. 16,95 . Ver Aceprensa 20-12-2008).

Esther Hautzig. La estepa infinita. Es la primera vez que se traduce al castellano este relato autobiográfico de Esther Hautzig (1930). Narra la historia de una próspera familia judía de Polonia que es deportada a Siberia cuando en 1941 las tropas soviéticas penetran en el país. En la estepa siberiana vivieron cinco años. En medio de las dificultades, Esther consigue transmitir un saludable y contagioso optimismo. (Salamandra. 256 págs. 16 . Ver Aceprensa 19-11-2008).

María Gudín. Hijos de un rey godo. Con su anterior y primera novela, La reina sin nombre, también ambientada en la España visigoda, Gudín consiguió un buen éxito de lectores. Ahora publica la segunda parte, que continúa con la misma ambientación histórica y que relata los obstáculos que tienen que superar Leovigildo, Hermenegildo y Recaredo para conseguir la unidad de su pueblo. Si la primera novela estaba centrada en la peripecia de una reina, en esta predomina el elemento aventurero. (Ediciones B. 608 págs. 22 ).

Richard Russo. Puente de los suspiros. Lou Lynch tiene sesenta años, trabaja en Thomaston, está felizmente casado y tiene un hijo. Van a viajar a Venecia y semanas antes decide poner por escrito sus recuerdos hasta los dieciocho años, buscando entender por qué el amigo clave de su vida dejó en ese momento y para siempre Thomaston. Una historia rica y absorbente, sólida y con atractivo en cada una de sus muchas páginas. Una novela dura pero sin morbo, básicamente optimista. (Alfaguara. 687 págs. 23,50 . Ver Aceprensa 17-12-2008).

Arto Paasilinna. La dulce envenenadora. La octogenaria Linnea Ravaska, viuda de un coronel, no tiene hijos. El único familiar que le queda es el hijo de la hermana de su marido, Kauko, un joven que ha cruzado la línea del gamberrismo y es un delincuente profesional de poca monta, pero peligroso y totalmente alcoholizado, lo mismo que sus amigos de juergas. Harta de esta situación, planea una sutil venganza, que se le va de las manos. Con un original sentido del humor, hace una divertida y ácida radiografía de la Finlandia actual. (Anagrama. 198 págs. 17 . Ver Aceprensa 17-12-2008).

Tobias Wolff. Aquí empieza nuestra historia. El nuevo libro de Tobias Wolff reúne veintiún relatos ya recogidos en sus anteriores libros más otros diez que ha ido publicando después en revistas literarias. “El cuento es la forma norteamericana perfecta”, opina Wolff. Él escribe de situaciones reales, cotidianas, de personajes tomados de la vida misma. En sus tramas, sitúa a estos personajes en un momento significativo de sus vidas, momento que define lo que son y a lo que aspiran. Hay una cierta tendencia a mostrar momentos de duda o aspectos amargos de la vida. (Alfaguara. 472 págs. 22 . Ver Aceprensa 26-05-2009).

Vasili Grossman, Todo fluye. Grossman (1905-1964) cayó en desgracia cuando intentó publicar Vida y destino, novela que le ha hecho célebre. Todo fluye es su última novela, que terminó de escribir poco tiempo antes de su fallecimiento. Relata la vuelta a casa de Iván Griegórievich después de treinta años preso. Su vuelta a la vida cotidiana en un país en el que se ha arrasado la libertad de toda una generación es el centro de una historia sobre la destrucción social a que conduce el totalitarismo. (Círculo de Lectores-Galaxia Gutenberg. 288 págs. 20 . Ver Aceprensa 17-12-2008).

Carmelo Guillén Acosta, La vida es lo secreto. Este nuevo poemario supone cierto cambio en la poesía de Carmelo Guillén. Sin apartarse de algunas constantes de su obra (poesía muy humana, influencia de lo popular…), se trata, sin embargo, de unos versos desarrollados a partir de un hecho -el fallecimiento de la madre del autor-, que ha dado pie a una serie de poemas en los que lo biográfico se une con consideraciones relacionadas con el sentido de la existencia, la fe, el más allá, el significado del pasado… (Rialp. 64 págs. 9,50 . Ver Aceprensa 30-04-2009).

Harry Thompson. Hacia los confines del mundo. En este año, en que se conmemora el 150 aniversario de El origen de las especies, resulta interesante esta novela sobre el viaje del joven Darwin en el Beagle en 1831. Pero el verdadero protagonista es Robert FitzRoy, el capitán del bergantín. Hasta más de la mitad, es una novela de aventuras marinas. Después, con el embarque de Darwin, tiene lugar la amistad y a la vez el enfrentamiento dialéctico. En esas escenas y en las que se suceden después de la aparición de El origen de las especies, se puede asistir a una hábil reconstrucción de la polémica que ocasionó ese libro. (Salamandra. 816 págs. 24,50 . Ver Aceprensa 24-10-2007).

Nancy Mitford. No se lo digas a Alfred. En esta novela, publicada en 1960, regresa Mitford a los personajes y al ambiente de sus novelas anteriores A la caza del amor y Amor en clima frío. Fanny, la narradora retoma el protagonismo. Alfred, su marido, abandona el puesto de profesor en Oxford porque ha sido nombrado embajador en París. El cambio supone una transformación radical en sus hábitos de vida, pues ahora Fanny deberá ocuparse del protocolo, los cócteles, y los dimes y diretes del mundo diplomático. La descripción de estos personajes, sus manías, las relaciones sociales es lo mejor de la novela, pues ahí es donde Mitford sabe sacar más partido a su irónica y chispeante prosa. (Libros del Asteroide. 308 págs. 18,95 ).

Miguel d’Ors. El misterio de la felicidad. Nueva antología de la obra de Miguel d’Ors, convertido poco a poco, sin publicidad pero con plena justicia, en el poeta más leído de su generación. En El misterio de la felicidad se incorporan poemas que van desde los primeros libros de D’Ors (Del amor, Del olvido, Ciego en Granada) hasta los últimos (Sol de noviembre) y un manojo de inéditos. El prólogo de Ana Eire saca a la luz un puñado de claves de la poesía d’orsiana, entre las que se cuenta el propio titulo del libro: la felicidad es un misterio porque se encuentra escondida en la vida cotidiana. (Renacimiento. 268 págs. 11 . Ver Aceprensa 24-06-2009).

Ippolito Nievo. Las confesiones de un italiano. Bajo la forma de una autobiografía, Nievo redacta una obra extraordinaria, a la altura de las grandes novelas del siglo XIX. Carlo Altoviti es un noble veneciano que examina su vida, sus amistades, su amor por Pisana y la sociedad de su época desde 1780 hasta 1855. Publicada en 1867, se trata de una narración totalizante en la que hay un ir y venir de lo concreto de la vida de Carlo, a lo general de la sociedad veneciana, de Italia y de Europa. Todo ello presenta un grandioso fresco histórico del cambio sociopolítico que se produce en Italia y en toda Europa a finales del XVIII. (Acantilado. 1.104 págs. 33 . Ver Aceprensa 4-03-2009).

Carlos Pujol. Antes del invierno. La novela se desarrolla en Barcelona durante los meses de un otoño de la postguerra española, con Europa en pleno conflicto bélico. En este ambiente, Emilio, el protagonista y narrador, que acaba de volver de Londres, se encuentra con Gonzalo, su único hijo, un poeta falangista. En vez de recuperar la paz, se verá envuelto en un pintoresco caso de espionaje. En la trama hay ya una primera ironía sobre el género de espías. En el trasfondo, se advierte una actitud compasiva hacia el hombre de hoy, escéptico y desnortado. (Menoscuarto. 198 págs. 15 . Ver Aceprensa 17-12-2008).

Abel Hernández. Historias de la Alcarama. Este libro es una larga carta del autor a la menor de sus hijas, en la que le habla de Sarnago, el pueblo en el que nació en 1937, y de sus alrededores, en las Tierras Altas del norte de la provincia de Soria. Hoy, Sarnago y otros pueblos cercanos no son más que ruinas deshabitadas de las que se van adueñando la soledad y la maleza; por esto el libro tiene un tono evocador, elegíaco, como si el autor levantara acta de lo que fue y rindiera homenaje a los últimos habitantes de la zona, en un intento de que no se pierda del todo su memoria. (Gadir. 240 págs. 18 . Ver Aceprensa 27-03-2009).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares