“Long sellers”, los maratonianos del éxito editorial

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 14m. 39s.

Por encima de modas, tendencias y hasta de la propia literatura
Frente a los “best sellers” que se ponen de moda en unos meses y luego pasan a engrosar la ya infinita lista de libros olvidados, hay otros que logran un éxito sostenido a lo largo de años. Son los “long sellers”, esos libros que se mantienen vivos contra viento y marea, incluso en contra de las leyes del “marketing literario. En algunos casos son títulos concebidos conforme al perfil del “best seller”, pero también hay otros que, casi siempre de un modo misterioso, enganchan con lectores de distintas generaciones y superan todas las expectativas de los editores.

Hace más de un siglo, Edgar Allan Poe escribía: “La enorme multiplicación de libros, de todas las ramas del conocimiento, es uno de los mayores males de nuestra época”. ¡Qué diría hoy! Cada año se editan en España más de 60.000 nuevos títulos. Unos 20.000 corresponden a novedades de creación literaria y literatura infantil y juvenil, una cifra imposible de asimilar por el mercado. De hecho, en los últimos años, se habla mucho de sobredosis editorial, de que se editan muchos más títulos que los necesarios, y más teniendo en cuenta los bajos índices de lectura en todas las edades (más del 45% de la población española no lee ni un libro al año). Según datos de la Federación de Distribuidores, se devuelven todos los años más de un 25% de los libros editados, y eso que las tiradas de los libros son hoy más reducidas: la tirada media no llega a los 4.000 ejemplares, cuando en 1985, por ejemplo, era de casi 7.000.

Sobredosis editorial

Con tanto título, hacerse un hueco en los estantes de las librerías y grandes superficies es ya un triunfo; y muchos títulos se devuelven sin que hayan obtenido la más mínima atención. Este clima de sobredosis es también muy evidente en la crítica literaria, incapaz de prestar una ponderada atención a todo lo que se publica. Así, las grandes editoriales acaban copando la atención de la crítica por su presión y volumen de producción, arrinconando a las pequeñas editoriales, que suelen pasar desapercibidas.

A todo esto hay que sumar el ingenio de las presentaciones de los libros para resaltar una obra en concreto, las campañas de publicidad para lanzar a un autor o una nueva colección, la innegable influencia de los premios literarios más comerciales, etc.

Además, la globalización afecta también a la industria editorial, y hoy el mercado español conoce a toda velocidad los best sellers que han triunfado en otros países. Pero la etiqueta de best seller engloba productos editoriales muy diversos. Por un lado, están los libros así diseñados por las editoriales y escritos con una mentalidad claramente comercial, sin apenas riesgos narrativos y bajo la idea del éxito inmediato. Muchos de estos libros están ligados a modas muy efímeras (ver servicio 155/97).

Diferentes tipos de “best sellers”

Junto a ellos surgen los best sellers espontáneos, que de pronto se convierten en muy leídos y vendidos, sin que su éxito haya sido prefabricado (tres ejemplos recientes: el fenómeno Harry Potter, las novelas del húngaro Sándor Márai y Soldados de Salamina, de Javier Cercas). También está ese tipo de libros de reconocido prestigio literario que siguen vendiéndose porque ya forman parte del acervo cultural de un país y porque su lectura se recomienda en la enseñanza. Y, por último, destacan también esos libros, los long sellers, que han conectado con los gustos de un público popular y que venden cada año cifras espectaculares. Una de las novelas que mejor explican este fenómeno es Los pilares de la tierra, de Ken Follet, una novela de laboratorio ambientada en una Edad Media de cartón-piedra y concebida como un culebrón.

El fenómeno del best seller más comercial está dominado por autores anglosajones, que han sabido conectar con los gustos de un público mayoritario. Los libros de John Grisham, Tom Clancy, Michael Crichton, Danielle Steel, Ken Follet, Frederick Forsyth, etc. están presentes en las librerías de la mayoría de los países, con ventas multimillonarias. Algunos de estos autores son los que más ganan en todo el mundo: con datos de 2000 de la revista Forbes, los cinco multimillonarios son Stephen King (ganó 44 millones de dólares sólo en 2000), Tom Clancy (37 millones), J.K. Rowling (36 millones), Dean Koontz (35 millones) y John Grisham (28 millones).

Junto con estos autores coexisten los best sellers hispánicos, como es el caso de Arturo Pérez-Reverte (máximo representante de lo que se ha venido en llamar best seller culto, junto a autores como Matilde Asensi y Luis Manuel Ruiz), Juan José Benítez, Alberto Vázquez-Figueroa y Antonio Gala.

Lo más leído en 2001

Pero las modas existen, apoyadas sobe todo por las grandes editoriales. Para comprobar la homogeneización de los gustos no hay más que echar un vistazo a los diez libros más vendidos en 2001 en todo el mundo, lista que apareció publicada en la revista Publishing Trends. El primer lugar es para los cuatro libros de la serie de Harry Potter, que recibieron un buen respaldo publicitario con su versión cinematográfica; luego está otro de los habituales, el norteamericano John Grisham, el autor más emblemático del thriller jurídico, con La hermandad; le siguen Umberto Eco (Baudolino); Helen Fielding (El diario de Bridget Jones, gracias también al tirón de la película del mismo título); el indiscutible rey del terror, Stephen King (El cazador de sueños); Joanne Harris (Chocolate); J.R.R. Tolkien (El señor de los anillos: la película también animó bastante las ventas); el incombustible John Le Carré (El jardinero fiel), otra vez John Grisham (La granja) y el escritor brasileño especializado en literatura esotérica, Paulo Coelho (El demonio y la señorita Prim).

En España, durante el mismo periodo de tiempo, los dos escritores más vendidos fueron Arturo Pérez-Reverte (La carta esférica) e Isabel Allende (Retrato en sepia). Sin embargo, en España, además de los más vendidos, se mencionan también los más leídos, lista en la que ocupan los primeros puestos Ken Follet, con Los pilares de la tierra; J.R.R. Tolkien y El señor de los anillos; y el escritor irlandés Frank McCourt, con su biografía novelada Las cenizas de Ángela.

Con datos del Informe de Hábitos de Lectura en España 2001, elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España, los autores españoles preferidos por los lectores son: Miguel de Cervantes, Arturo Pérez-Reverte, Antonio Gala, Miguel Delibes, Gonzalo Torrente Ballester, Alberto Vázquez-Figueroa (de sus obras se han vendido más de diez millones de ejemplares), Juan José Benítez (autor de la fantasiosa saga ocultista de El Caballo de Troya) y José Luis Sampedro. Los poetas más leídos son Pablo Neruda, Kavafis, Benedetti, José Hierro, Claudio Rodríguez, Antonio Machado, aunque las ventas más importantes de los últimos años han correspondido a los libros de poemas de Antonio Gala y Joaquín Sabina, autores más populares por otros géneros.

Otros best sellers extranjeros muy difundidos en España son los de Noah Gordon (El médico), Arthur Golden (Memorias de una geisha), Thomas Harris (Hannibal), Katherine Neville (El ocho)… En estos últimos años también han vendido bastante Helen Fielding (El diario de Bridget Jones), José Saramago (La caverna) y Mario Vargas Llosa (La fiesta del Chivo). Otro indiscutible éxito de ventas son los libros de la saga prehistórica “Los Hijos de la Tierra” (la primera entrega lleva por título El Clan del Oso Cavernario), de la escritora norteamericana Jean M. Auel, de los que se han vendido en todo el mundo más de un millón de ejemplares.

Hablan las editoriales

De todos modos, no es nada fácil conocer datos sobre ventas y difusión de forma precisa, por lo que hay que fiarse de la información que proporcionan las propias editoriales. En este sentido, y ante la incapacidad de contrastar estas informaciones, conviene poner entre paréntesis las listas de libros más vendidos que publican algunos medios de comunicación.

Alianza, una de las editoriales pioneras en el libro de bolsillo, declara que el título más vendido de su catálogo sigue siendo El principito, de Saint-Exupéry, con casi dos millones de ejemplares; luego están 1080 recetas de cocina, de Simone Ortega; El árbol de la ciencia, de Pío Baroja (que de manera incomprensible todavía figura como lectura obligatoria para muchos alumnos de 2º de Bachillerato); La metamorfosis, de Kafka, El lobo estepario y Demian, de Herman Hesse, y El guardián entre el centeno, de J.D. Salinger.

Otras editoriales nos han proporcionado también su lista de libros más vendidos de los últimos años. En Lumen, por ejemplo, la estrella sigue siendo El nombre de la rosa, de Umberto Eco, aunque El diario de Bridget Jones, de Helen Fielding, está superando todas las expectativas (desde su salida ya se han vendido 225.000 ejemplares).

En Edhasa destacan Memorias de Adriano (cerca de 400.000 ejemplares), de Marguerite Yourcenar; El Cid (150.000), de José Luis Corral; El puente de Alcántara (80.000), de Frank Baer; Aníbal (50.000), de Gisbert Haefs; Esa dama (75.000), de Kate O’Brien. Anagrama, una editorial con escasa tendencia a producir best sellers comerciales, tiene como indiscutible éxito de ventas a lo largo de los años La conjura de los necios, de John Kennedy Toole. Le siguen libros más bien contemporáneos como El dios de las pequeñas cosas, de Arundhaty Roy; Seda, de Alessandro Baricco; y Sostiene Pereira, de Antonio Tabucchi.

Autores estrella

Las estrellas de Planeta son Tom Clancy, el egiptólogo Christian Jacq y últimamente el brasileño Paulo Coelho, mientras que entre los nacionales son grandes bazas Antonio Gala y Juan José Benítez. Entre los más vendidos están también los ganadores de los premios Planeta (es fácil que el ganador, sin mucho esfuerzo, ronde los 600.000 ejemplares, cifra media de venta de los premiados, aunque algunos han superado el millón, como No digas que fue un sueño, de Terenci Moix).

El Círculo de Lectores, perteneciente al grupo Bertelsmann, acaba de cumplir 40 años de existencia. Los más vendidos en estos años han sido El Quijote y Ana Karenina, de Tolstói; El señor de las moscas, de William Golding; El nombre de la rosa, de Eco; Cien años de soledad, de García Márquez; La familia de Pascual Duarte, de Cela; la poesía de Neruda; el teatro de Shakespeare; La rebelión de las masas, de Ortega; La interpretación de los sueños, de Freud.

En Plaza & Janés las estrellas más codiciadas en sus diversos sellos editoriales son Ken Follet (y su ya difundidísimo Los pilares de la tierra), Isabel Allende, Stephen King, Michael Crichton, Barbara Wood y Mary Higgins Clark. A más distancia, Danielle Steel y Rosamunde Pilcher. Su superventas español es Alberto Vázquez-Figueroa. También destacan dos autores de biografías: Pilar Urbano y José Luis de Vilallonga.

En Mondadori, el italiano Valerio Manfredi cosechó un importante éxito con sus libros sobre Alejandro Magno. En Maeva, los más vendidos son Jean M. Auel con sus best sellers en clave prehistórica, y Frank McCourt, con Las cenizas de Ángela, una de las sorpresas de los últimos años. En Tusquets, se mantiene como éxito de ventas el escritor chileno Luis Sepúlveda, con Un viejo que leía novelas de amor; también merecen citarse las novelas de Almudena Grandes, especialmente la primera de ellas, Las edades de Lulú; y Soldados de Salamina, de Javier Cercas. En Siruela, destaca especialmente Jostein Gaarder y El mundo de Sofía, libro que incluso originó un nuevo género de divulgación. En Salamandra se publican los libros de Harry Potter y también de otro autor que se ha conseguido colocar entre los primeros puestos en los más vendidos: el húngaro Sándor Márai, autor de El último encuentro.

Los “best sellers” de literatura infantil y juvenil

El fenómeno Harry Potter ha marcado verdaderamente época. Ha dinamitado muchas de las teorías que circulaban sobre cómo deben ser los libros para el público infantil y juvenil, especialmente en ámbitos escolares.

En España, los libros más vendidos, aparte de los de Harry Potter, son El principito, de Saint-Exupéry, y la serie de Elvira Lindo sobre Manolito Gafotas.

En Círculo de Lectores, los libros más vendidos son La historia interminable, de Michael Ende, y otra vez El principito, de Saint-Exupéry.

Recientemente, la editorial SM, a la que pertenece una de las colecciones más emblemáticas de literatura infantil y juvenil, “El Barco de Vapor”, ha dado a conocer la relación de los más vendidos. El líder indiscutible, con cerca de un millón de ejemplares, es Fray Perico y su borrico, de Juan Muñoz (otros dos libros suyos figuran también entre los diez primeros: Fray Perico en la guerra y El pirata Garrapata). El segundo de la lista es Pampinoplas, de Consuelo Armijo; luego están Caramelos de menta, de Carmen Vázquez-Vigo; Un duende a rayas, de María Puncel; Historias de ninguno, de Pilar Mateos; La hija del espantapájaros y Los hijos del vidriero, de María Gripe; y Cucho, de José Luis Olaizola.

La encuesta sobre hábitos lectores de los alumnos de 4º de ESO, difundida el pasado mes de mayo por el Ministerio de Educación, proporciona la lista de autores más recomendados por los profesores de Lengua y Literatura. Sorprende que a pesar de la avalancha de novedades de literatura juvenil, los autores clásicos se imponen: Gustavo Adolfo Bécquer (Rimas y Leyendas), Lazarillo de Tormes, Miguel Delibes (El camino), Camilo José Cela (La familia de Pascual Duarte), Pío Baroja (Zalacaín el aventurero), Benito Pérez Galdós (Marianela), Federico García Lorca (La casa de Bernarda Alba), Antonio Buero Vallejo (Historia de una escalera) y los cuentos de Clarín. Los autores más recientes que aparecen en esta lista son Gabriel García Márquez (Crónica de una muerte anunciada) y Eduardo Mendoza (El misterio de la cripta embrujada). También llama la atención la inclusión Jordi Sierra i Fabra, especialista en literatura juvenil actual.

Adolfo Torrecilla¿Los cien mejores libros?Recientemente, Alianza Editorial ha vuelto a reeditar el libro del profesor y poeta Pedro Salinas “El defensor” (1). Publicado originalmente en 1948, este libro, que mantiene viva su actualidad, contiene cinco ensayos sobre la lectura y el lenguaje. Dentro del ensayo “Defensa de la lectura”, y tras una serie de inteligentes reflexiones sobre los clásicos adaptados y resumidos, los clubes de lectura y la función de la crítica literaria, comenta la moda periodística de encerrar la cultura occidental en listas de libros cerradas. Ofrecemos a continuación unos párrafos.

En la frenética empresa de salvar al homunculus lector, desalentado en el laberinto de los libros, se le proponen más evasiones que soluciones, más arbitrios que remedios.

Uno de los expedientes socorridos es ese de ofrecer listas de los mejores libros, que por una misteriosa influencia de la numerología tienden a cifrarse en la centena. La atención candorosa de las almas sencillas se prende, encantada, en la precisión, la claridad de ese rotundo número: cien. ¿Y cómo no va a prenderse si, aunque no sea ése el ánimo de los proponentes y compiladores de las listas centenarias, luce en ellas el señuelo de un equívoco? El equívoco de que con echarse al cuerpo cien libros ya se entra en posesión y en beneficio de la gran herencia cultural de los hombres. Atributo de la razón es aprender los límites de las cosas: y se desaniman muchos por lo indefinido de las fronteras de ese reino de la sabiduría humana, a cuyo señorío se les invita o empuja. ¿Qué gran cosa no será el que se nos brinden sus lindes -cien libros-, se sepa ya cuál es la meta de los esfuerzos del lector apurado? (…) No más batidas, exploraciones o aventuras, por la floresta de la literatura secular. Antes había que dar uno mismo con los tesoros, descubrir por uno solo la inesperada maravilla, como los Pizarros o los Corteses, en las incógnitas tierras; pero ahora se las recorre con todas las ventajas que al viajero turista proporciona la previsión de Cook o el American Express.

Los cien libros son algo así como la cultura universal, con su itinerario fijo, sus señaladas etapas, y las curiosidades marcadas con los respectivos asteriscos, para ahorrarse el trabajo de tener que juzgar por cuenta propia.

_____________________________(1) Pedro Salinas. “El defensor”. Alianza Editorial. Madrid (2002). 327 págs. 15 €. (otra edición en Península, Barcelona, 2002, 422 págs. 6,95 €).