Selección de literatura (Verano 2006)

Las vacaciones ofrecen ese tiempo para la lectura que escasea en la vida cotidiana. Quizá uno ya ha reservado los libros que desea leer. Pero también puede haber dudas entre la avalancha de novedades y la olvidadiza memoria que no acaba de recordar aquel título que parecía interesante. Para refrescar la memoria y sugerir pistas, seleccionamos algunas obras de literatura publicadas en el último año, entre las reseñadas en Aceprensa y otras nuevas.

Vladímir Voinóvich, Vida e insólitas aventuras del soldado Iván Chonkin. La novela parte de una disparatada situación: en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, un avión del Ejército Rojo realiza un aterrizaje de emergencia en una remota aldea rusa. Hasta allí destinan a un soldado para que vigile el avión. Pasan los días y las semanas, la URSS entra en guerra con Alemania, y nadie se acuerda de relevarle. Iván Chonkin, un soldado con pocas luces que cumple su último año en el Ejército Rojo, acepta con resignación la orden, aunque también sabe sacar partido a su cometido. Con estos ingredientes, más las posibilidades narrativas de un argumento tan divertido, Voinóvich parodia la cotidiana realidad en la que vivían tantos millones de soviéticos. (Libros del Asteroide. 376 págs. 19,95 €).

Saki, Cuentos completos. El escritor británico Hector Hugh Munro (1870-1916), que firmaba como Saki, es un maestro de las historias cortas y de la sátira social. Estos cuentos suelen estructurarse en torno a una escena de corte teatral, donde los diálogos y las descripciones psicológicas cumplen el papel fundamental: conversaciones en salones de mansiones londinenses o coloniales, fiestas o clubes de bridge. Los vicios de clase -la hipocresía, la avaricia, las maniobras del gorrón o del charlatán- son satirizados sin piedad. Saki es un refinado humorista, un orfebre del lujo literario y un despiadado cirujano de costumbres y clases. (Alpha Decay. 818 págs. 42 €).

Irène Némirovsky, Suite francesa. En esta novela, que comienza con la entrada de los alemanes en París en junio de 1940, se cuenta cómo afectaron la derrota, el exilio y la ocupación a algunos representantes de la alta burguesía rusa residente en Francia (como la propia autora). Némirovsky, de origen judío, no tuvo tiempo de terminarla pues fue detenida y trasladada a Auschwitz, donde murió en 1942. A pesar de que está inacabada, se trata de una obra madura en su concepción y en la calidad de la escritura. (Salamandra. 433 págs. 19 €. Ver Aceprensa 138/05).

Irène Némirovsky, El baile. Tras el éxito de “Suite francesa”, se publica la primera novela de esta autora rusa. Un golpe de suerte en la Bolsa ha hecho ricos a los Kampf. Para ellos el dinero es un pasaporte hacia el gran mundo. Y el bautismo de ingreso va a ser un baile. No está previsto que asista la única hija del matrimonio, Antoinnette, pues sus padres entienden que catorce años es pronto para empezar a vivir. Pero la joven, ni niña ni mujer, no encajará bien esa decisión. En apenas cien páginas la autora muestra que cada uno dilapida su vida como quiere y que no siempre se hace dignamente. El desenlace supone para la hija un duro pero efectivo aterrizaje en la edad adulta. (Salamandra. 94 págs. 9 €. Ver Aceprensa 61/06).

Manuel Chaves Nogales, A sangre y fuego. En 1937, el escritor y periodista Manuel Chaves Nogales publicó en Francia estos nueve relatos ambientados en los primeros meses de la guerra civil española. Poco antes, a finales de 1936, había abandonado Madrid para trasladarse a París, donde vivió como exiliado. Chaves no hace maniqueísmo con la literatura. Al contrario, estos relatos sorprenden precisamente por su humanidad, pues denuncian cómo la dictadura de la sinrazón se había apoderado de los dos bandos. (Espasa. 256 págs. 21,90 €. Ver Aceprensa 49/06).

Ian McEwan, Sábado. Un hombre, una ciudad, un siglo: estas son las coordenadas de esta interesante novela que disecciona los miedos y los anhelos del hombre contemporáneo. Henry Perowne es un neurocirujano prestigioso que se siente feliz. La novela transcurre en un solo día y comienza cuando Henry se despierta sobresaltado y ve pasar por el cielo londinense un avión incendiado. Se teme lo peor: un ataque terrorista. Está a punto de iniciarse la invasión de Irak y en su país se vive un intenso debate sobre la guerra. McEwan consigue que Perowne se convierta en un magnífico ejemplo de una extendida mentalidad vital. Metódico, racionalista, amante de la seguridad que le proporciona la ciencia, lleva una vida sin sobresaltos. Pero, de pronto, todo ese mundo se tambalea y, como tantos otros seres humanos, ingresa en el territorio de las inseguridades. (Anagrama. 330 págs. 18 €. Ver Aceprensa 146/05).

Henning Mankell, Antes de que hiele. Novela de transición de Mankell, pues como ya había adelantado, a partir de ahora el peso de sus novelas lo llevará la hija de Kurt, Linda Wallander, también policía. La acción de esta nueva novela tiene que ver con los fanatismos pseudorreligiosos. Aunque la trama parece un tanto exagerada, Mankell vuelve a acertar a la hora de reflejar algunos rasgos neuróticos de la sociedad actual: inseguridad, obsesión e impulsividad. (Tusquets. 471 págs. 20 €. Ver Aceprensa 49/06).

Flannery O’Connor, Cuentos completos. O’Connor murió muy joven a causa de una enfermedad degenerativa. Sus cartas, publicadas el año pasado bajo el título El hábito de ser (Sígueme), ayudan a conocer a una mujer divertida, sensible, valiente, fuerte y con un profundo sentimiento religioso. Por vez primera se editan en un solo volumen todos los relatos de esta magnífica escritora del sur de EE.UU. que supo abordar en su literatura, con un tono nuevo, el sempiterno enfrentamiento entre el bien y el mal. (Lumen. 842 págs. 20 €. Ver Aceprensa 126/05).

Qiu Xiaolong, Muerte de una heroína roja. Qiu Xiaolong (Shanghai, 1953) es autor de una serie de novelas policíacas protagonizadas por Chen Cao, inspector jefe de homicidios de la Brigada de Asuntos Especiales de Shanghai. La novela comienza con el descubrimiento del asesinato de una joven muy conocida por haber sido distinguida como trabajadora modelo de rango nacional. La novela avanza al ritmo de la clásica novela negra, aunque el autor introduce aspectos sociológicos que explican la situación china tras las reformas económicas de Deng Xiaoping, los sucesos de la Plaza de Tiananmen y el poder omnímodo del Partido Comunista. (Almuzara. 490 págs. 22 €).

Dorothy Sayers, El misterio de Bellona Club. Nacida en Oxford en 1893, Sayers es una de las más importantes autoras de novela negra del siglo XX. Esta obra demuestra su ingenio para construir historias psicológicas que se resuelven además de una manera inteligente. Escrita con clase, llama la atención su estructura, la construcción de unos personajes significativos y las curiosas reflexiones sobre diferentes temas, que aumentan las posibilidades de la novela policíaca. (Lumen. 334 págs. 18 €. Ver Aceprensa 126/05).

Serguey Dovlátov, El compromiso. El autor trabajó como periodista hasta que se exilió en Nueva York en 1979. Allí publicaría sus novelas, ambientadas en el “paraíso” soviético. En El compromiso narra su experiencia periodística en Estonia en los años setenta de un modo muy original: inserta las noticias que publicó y luego revela la trastienda de cada suceso. De los eventos que frecuenta debe extraer las esencias que alimentan la gloria soviética: el esfuerzo, la lealtad, el compromiso con la dictadura del proletariado. Y Dovlátov lo hace de una manera irónicamente sibilina, mientras ingiere litros de alcohol y se aprovecha de las prebendas que el sistema otorga a sus protegidos. (Ikusager. 182 págs. 15 €. Ver Aceprensa 39/06).

David Lodge, ¡El autor, el autor! Novela basada en la biografía de Henry James, un escritor que prefiere observar e imaginar a corretear en busca de experiencias. La parte central está dedicada a los años de madurez del escritor: su triunfo como novelista, su fracaso como autor teatral y sus esfuerzos creativos a caballo entre dos continentes, dos épocas y dos maneras distintas de entender el arte. La vida y la obra, la vida y las teorías literarias de James, se entretejen de un modo que nunca resulta forzado. (Anagrama. 495 págs. 20 €. Ver Aceprensa 49/06).

Daniel Wallace, El Rey de la Sandía. La novela cuenta el viaje de Thomas Rider a Ashland (Alabama) para saber algo de su madre, que murió durante el parto. Sin quererlo, se ve envuelto en una curiosa celebración anual: el Rey de la Sandía. La novela, de corte fantástico, tiene atractivos personajes que aportan reflexiones sobre la importancia de las tradiciones, la necesidad de los antepasados para saber quién eres realmente, la amistad y, sobre todo, el sexo… El sexo aparece en diálogos procaces o situaciones ridículas que no desentonan con el contexto fantástico de la novela. Obra singular que mezcla de manera curiosa fantasía, inocencia e ironía, lo que rebaja la dureza de la historia. (Alfaguara. 263 págs. 15 €. Ver Aceprensa 27/06).

Nicole Krauss, La historia del amor. La vida mediocre de Leo Gursky, un polaco exiliado en Estados Unidos, está iluminada por el optimismo y la amistad que comparte con su vecino Bruno. Un capricho del azar provoca que recupere recuerdos que creía perdidos en su memoria, pero que durante toda su vida, aun sin darse cuenta, habían sido el motor secreto de sus actuaciones. A la vez, en el mismo Brooklyn, una quinceañera, Alma Singer, se empeña en encontrar un nuevo pretendiente para su madre viuda. Novela que gira en torno a la historia de una novela, que adquiere un valor simbólico. (Salamandra. 287 págs. 16 €. Ver Aceprensa 39/06).

Viktor Pelevin, El meñique de Buda. Quizá sea hoy Pelevin (Moscú, 1962) el más importante autor ruso de la literatura poscomunista. “El meñique de Buda” narra la historia de Piotr Vakuo, un paciente de un manicomio que sufre “flashbacks” de la guerra civil rusa. El se ve como un poeta revolucionario a las órdenes del legendario comandante Chapáev, con quien se pasa el tiempo filosofando sobre la metafísica del vacío y de la muerte. Con esta trama un tanto satírica, Pelevin consigue pintarnos el desamparo de la sociedad rusa contemporánea con un absurdo inteligente, divertido y melancólico. (Mondadori. 341 págs. 17 €. Ver Aceprensa 39/06).

William Gerhardie, Inutilidad. Publicada en 1922, el éxito de esta novela se entiende por su vitalidad contagiosa, por su ausencia de estereotipos narrativos, por su natural comicidad a la hora de contar, por la convicción absoluta de que la vida es una comedia, aunque el telón de fondo sea la trágica revolución rusa. La trama parece lo de menos. Andrei Andreiech es un joven militar que está hechizado por los encantos de las tres hijas adolescentes de Nikolai Vasilievich y absorbido por el frenético desfile de parientes y estafadores que circulan por su casa. Nikolai es dueño de unas minas de oro en Siberia y, supuestamente, riquísimo. (Siruela. 209 págs. 20 €. Ver Aceprensa 39/06).

Ha Jin, Sombras del pasado. Ambientada en China en la primavera de 1989, pocos meses antes de la revuelta estudiantil en la plaza de Tiananmen, se cuenta la vida de Jian Wan, alumno de literatura en la Universidad de Shanning, donde está preparando el doctorado para trasladarse a Pekín y poder vivir con su prometida Meimei, hija del profesor Yang, quien le dirige sus estudios. La novela comienza cuando el profesor Yang sufre un ataque cerebral y Jian recibe el encargo de cuidarle en el hospital. Ese suceso provoca indirectamente que se replantee sus estudios y su vida. Interesante reflexión sobre la libertad para trazar el propio destino en China. (Tusquets. 340 págs. 19 €. Ver Aceprensa 14/06).

Edward Lewis Wallant, Los inquilinos de Moonbloom. Norman es un universitario que a falta de trabajo tiene que aceptar el que le ofrece su hermano: administrar varios edificios de apartamentos baratos en Manhattan. Hombre pacífico, con un humor irónico, la novela es su recorrido por los apartamentos para cobrar el alquiler, y verse obligado a escuchar las quejas de los inquilinos por el abandono material de sus viviendas. Ese recorrido, que se repite -tal vez un poco largo: casi 300 páginas-, da pie al autor para poner en pie una galería de personajes. (Libros del Asteroide. 291 págs. 18,95 €. Ver Aceprensa 14/06).

Philippe Ségur, Yagudín. Un joven profesor de derecho en Toulouse, de origen noruego, que lleva una ordenada vida, sufre una desestabilización crítica. Esta situación nace cuando Yagudín, el terrible personaje mítico de sus ancestros nórdicos, que protagoniza los cuentos que relata a sus dos hijas pequeñas, parece hacerse presente en su vida real. Otros acontecimientos también muy reales contribuyen a desencadenar una crisis personal y familiar. Yagudín es una novela en que la intriga, la recreación mítica y la psicología del misterio se combinan con un estilo cinematográfico y levemente humorístico. (Alfaguara. 244 págs. 17 €. Ver Aceprensa 61/06).

Dino Buzzati, El gran retrato. Dino Buzzati suele preguntarse en sus escritos por las cuestiones existenciales más importantes del hombre. Las aborda con elementos simbólicos que se desarrollan a través de personajes y situaciones realistas. El gran retrato también es una fantasía alegórica que indaga en la preocupación psicológica y filosófica ante la libertad humana, el amor y sus pasiones. Con un ritmo moroso, la novela avanza “in crescendo” para llegar a unas situaciones llenas de tensión que culminan con un final que mueve a la convicción. (Gadir. 152 págs. 16,50 €. Ver Aceprensa 61/06).

Robert Liddell, Los últimos hechizos. Publicada en 1949, representa una aguda radiografía de lo que estaba sucediendo en una parte de la sociedad británica en la década de los años treinta. Los hermanos Andrew y Stephen Faringdon se trasladan a la ciudad universitaria de Chrisminster. Los dos son personas independientes, solitarias, con recursos para vivir dedicados a sus estudios y aficiones. Con habilidad, Liddell centra su relato no en la vida universitaria sino en las relaciones sociales que establecen con unos personajes excéntricos y representativos de un modo de vida ya en vías de extinción. Lo que parecía un juego de sociedad se convierte en la narración del drama personal de la señora Foyle, uno de los mejores personajes. (Lumen. 303 págs. 13,90 €. Ver Aceprensa 61/06).

Philippe Claudel, La nieta del señor Linh. Novela corta con un contenido más amable que la anterior de este autor, Almas grises. Es una fábula realista que se desarrolla cuando el señor Linh llega con su nieta de tres meses a una ciudad occidental, refugiado de una contienda que tiene lugar en un país del Extremo Oriente. La guerra ha acabado con todo lo suyo, excepto con la niña. Aislado por el idioma de los ciudadanos que le acogen y de otros compatriotas también refugiados por la indiferencia, el señor Linh coincide en el banco de un parque con otro solitario, un viudo que va a ser su gran amigo. (Salamandra. 126 págs. 10 €. Ver Aceprensa 49/06).

Willa Cather, Los libros de cuentos. La lectura de estos relatos permite apreciar la evolución de una escritora (1876-1947) que basó su literatura en la grandeza de las historias cotidianas. En sus novelas y relatos aparecen escenarios muy similares: las llanuras de Nebraska o las tierras de su Virginia natal. En ellos, el mundo del arte y los artistas tiene un especial protagonismo, lo mismo que el peso de los recuerdos y los sueños adolescentes. Cather presenta unos personajes sobre los que deposita su optimista y recia confianza en el ser humano. (Alba. 560 págs. 31,50 €. Ver Aceprensa 49/06).

M. G. Vassanji, El mundo incierto de Vikram Lall. El abuelo de Vikram y Deepa abandonó India por Kenia para trabajar en la construcción de la red del ferrocarril. La novela se mueve con soltura entre la vida de los ciudadanos en Kenia y las transformaciones políticas postcoloniales que determinarán el futuro de los protagonistas. El autor consigue esbozar el marco histórico sin perder nunca de vista a un puñado de personajes de carne y hueso. Esta verosimilitud de los personajes centrales es la clave para comprender su evolución y reacciones, que demuestran cómo el ambiente y las circunstancias no les determinarán tanto como su propio carácter. (Salamandra. 445 págs. 17,40 €. Ver Aceprensa 61/06).

John Dos Passos, Años inolvidables. El autor forma parte de esa estirpe de escritores afamados como Hemingway, Fitzgerald o Cummings, con los que trabará amistades más o menos intensas. De familia acomodada, muy pronto se acostumbra a viajar por todo el mundo. Participa como voluntario de la Cruz Roja norteamericana en la Primera Guerra Mundial y esa tragedia le marcará para el resto de su vida. Se convierte en un pacifista combatiente y se aproxima al comunismo. Sin embargo, después de un viaje a la Unión Soviética comienzan a cambiar sus convicciones. Años inolvidables es interesante como testimonio de una época. Está escrito como una crónica periodística, con una prosa ágil. (Seix Barral. 341 págs. 18 €. Ver Aceprensa 49/06).

Literatura juvenil

Joanne K. Rowling, Harry Potter y el misterio del príncipe. El nuevo curso académico comienza con sensación de gran amenaza sobre Hogwarts. Llega un nuevo profesor de Pociones que muchos años antes había tenido a Voldemort como alumno. Dumbledore tiene muchas conversaciones con Harry y en ellas le va dando a conocer el pasado de Voldemort. Harry está obsesionado con que Draco Malfoy y el profesor Snape conspiran a favor de Voldemort, aunque tanto Dumbledore como sus amigos creen que se trata solo de una obsesión. Al fin, Dumbledore pide a Harry que le acompañe fuera de Hogwarts en una peligrosa misión. Absorbente como los libros anteriores, pero claramente inferior a ellos. (Salamandra. 608 págs. 20 €. Ver Aceprensa 27/06).

C.S. Lewis, Trilogía de Ransom. Después del éxito de las Crónicas de Narnia, Minotauro recupera la Trilogía de Ransom. Si las Crónicas de Narnia tienen unos ingredientes más cercanos a la literatura infantil y juvenil, Lejos del planeta silencioso, Perelandra y Esa horrible fortaleza entran de lleno en el territorio de la ciencia-ficción. Aunque se trata de narraciones independientes, las tres cuentan con el mismo protagonista, Ransom, un filólogo que al parecer está inspirado en Tolkien. Lewis emplea una teología-ficción que plantea cuestiones de gran calado filosófico que atañen al hombre contemporáneo. (Minotauro. Tres volúmenes. 16 € cada uno. Ver Aceprensa 61/06).

Stefanie Zweig, Corazón kikuyu. Cuenta la infancia en Kenia de una niña de seis años llamada Vivian, durante la Segunda Guerra Mundial. Vivian vive con su padre, que tuvo que huir con ella de Alemania por ser judíos, y que trabaja como encargado de una granja. En tercera persona, pero desde la mirada y los sentimientos de Vivian, se cuenta su especial amistad con Jogona, un chico de su edad hijo del capataz; sus reacciones de celos y rechazo hacia Hanna, una mujer que vive con su padre una temporada; sus relaciones con los vecinos, el expansivo “boer” De Bruin y el sabio “bwana” Simba; sus estancias en el colegio para europeos… (Edelvives. 212 págs. 8,60 €).

Geraldine McCaughrean, El tripulante de cometas. Siglo XIII, China. Un día, Haoyou, doce años, ve que un compañero de barco de su padre, Di Chou, ha organizado las cosas para que le aten a una cometa y, en el vuelo, fallezca. A continuación Haoyou, ayudado por su prima Mipeng, impide que Di Chou consiga su objetivo de casarse con su madre. Pero más tarde, su tío abuelo Bo, que ha quedado como cabeza de familia, facilita que ambos terminen enrolados en el Circo Jade. Haoyou se convierte en una de las principales atracciones del circo como tripulante de cometas y, en su viaje por China, acaba en la corte de Kublai Kan, el conquistador mongol que se ha hecho con el poder. (Alfaguara. 274 págs. 7,20 €).

Antonio Sánchez-Escalonilla, Ana y la Sibila. Con motivo de un viaje a Roma con sus compañeros, Ana y Mario, dos chicos de catorce años, se ven arrastrados a un complejo viaje hacia el pasado. Virgilio, conserje de la Capilla Sixtina, es quien hace, más o menos, de guía de los protagonistas. Primero conocen a Aníbal durante la toma de Sagunto, luego entran en contacto con Escipión, más tarde con el emperador Octavio, finalmente charlan también con Miguel Angel. Ilustraciones, mapas y un apéndice de nombres facilitan hacerse cargo de lo que se narra. (Bambú. 302 págs. 11,50 €).

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares