Selección de literatura (Verano 2008)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Encontrar las novelas adecuadas para que nos acompañen en vacaciones es una elección que exige tino. Ni los gustos, ni el bagaje cultural ni los estados de ánimo son iguales en los lectores. Para ofrecer pistas de lectura, seleccionamos algunos títulos entre las novedades publicadas en España en el último año, con autores modernos y clásicos.

Richard Ford, Acción de Gracias. Concluye la trilogía protagonizada por Frank Bascombe, de la que también forman parte El periodista deportivo (1986) y El Día de la Independencia, novelas que demuestran que Richard Ford (1944) es uno de los grandes de la literatura norteamericana. Ahora, con 55 años, Bascombe se encuentra en proceso de asimilación de nuevas situaciones familiares y de salud, cuestiones que afectan de lleno a su estado de ánimo. Sin grandes aspavientos existenciales, Bascombe se encuentra lleno de dudas e indeterminaciones. (Anagrama. 731 págs. 29. Ver Aceprensa 71/08).

Vasili Grossman, Vida y destino. Esta es una de esas novelas que justifican la vida de un escritor. Cuando Grossman intentó publicarla en la URSS, la policía política se la incautó. Hasta la década de los ochenta no se publicó, en Francia. Vida y destino plasma a través de múltiples personajes y escenarios la resistencia rusa frente al invasor nazi en los años 1941-43, especialmente en la batalla de Stalingrado. También muestra Grossman la impotencia del ciudadano ruso frente a la burocracia y la incertidumbre de un sistema en el que cualquiera puede ser culpable si lo dice el partido. (Galaxia Gutemberg-Círculo de Lectores. 1.110 págs. 24 . Ver Aceprensa 111/07).

Varlam Shalámov, Relatos de Kolimá. Shalámov sufrió condena en Siberia desde 1937 a 1953, en la época estalinista. Los Relatos de Kolimá describen, desde su experiencia, la vida en los campos de trabajo soviéticos. Son unos relatos que sobrecogen, porque muestran el espectáculo de unos hombres privados de todos los derechos. (Minúscula. 354 págs. 18,50 . Ver Aceprensa 26/08).

Sam Savage, Firmin. Esta novela apareció publicada en 2006 en una pequeña editorial de Minneapolis y desde entonces ha tenido una excelente acogida internacional. La protagonista es Firmin, una rata de alcantarilla. Para alimentarse, devora volúmenes de la librería donde vive hasta que aprende a leer. A partir de ese momento, la lectura le da una conciencia humana. La novela es un entretenido homenaje al mundo de los libros. (Seix Barral. 222 págs. 16,50 . Ver Aceprensa 135/07).

Markus Zusak, La ladrona de libros. Con un sufrido pasado a sus espaldas, la niña Liesel Meminger es acogida por una familia de un pueblo cercano a Munich. La mirada infantil de la niña se enfrenta con los gravísimos problemas que vive Alemania tras la llegada al poder de Hitler. Liesel se refugia en la lectura para encontrar un sentido al mundo y al valor de las palabras. La novela está escrita con un excelente estilo, tiene unos personajes con los que es fácil identificarse y el mensaje llega directamente al corazón. (Lumen. 540 págs. 21,90 . Ver Aceprensa 99/07).

Khaled Hosseini, Mil soles espléndidos. Al igual que en Cometas en el cielo, el afgano Khaled Hosseini vuelve a utilizar la dramática historia de su país como el escenario de su nueva novela. En esta ocasión narra las vidas de dos mujeres, que sufren los rigores de la política y la sociedad afgana, en especial del régimen talibán. Hosseini maneja con soltura las emociones y muestra la vida de estas mujeres, la relación con sus maridos y sus hijos, sus anhelos, su carácter y, también, la inferioridad con la que afrontan sus vidas. (Salamandra. 378 págs. 19 . Ver Aceprensa 111/07).

James Thurber, Carnaval. Thurber (1894-1961) fue dibujante, periodista y escritor. Su trayectoria profesional estuvo vinculada a la revista The New Yorker. La editorial Acantilado ha publicado dos libros de relatos de este divertidísimo escritor: La vida secreta de Walter Mitty y Carnaval. Los relatos de Thurber reflejan con mucho acierto la vida social norteamericana, con una galería de tipos verosímiles y atrayentes. Leer a Thurber es encontrarte con la carcajada a la vuelta de la página, pues Thurber es un experto en introducir el absurdo en medio de las situaciones cotidianas. (Acantilado. 208 págs. 16 . Ver Aceprensa 123/07).

Ana Blandiana, Proyectos de pasado. Ana Blandiana nació en Rumanía en 1942. Su padre, profesor y sacerdote ortodoxo, fue perseguido por el régimen comunista. Por ser hija de un “enemigo del pueblo”, se le prohibió publicar y estudiar en la universidad. Ha trabajado y viajado como periodista. Proyectos de pasado, publicado en 1982, consta de once relatos en una mezcla de fantasía y de realidad, muy eficaz para expresar la atmósfera agobiante de un régimen opresor y, a la vez, para defender la libertad. (Periférica. 365 págs. 20 . Ver Aceprensa 59/08).

Jerzy Andrzejewski, Cenizas y diamantes. En los últimos días de la ocupación nazi en Polonia, la acción gira alrededor de la preparación de un asesinato de un comunista idealista, llamado a convertirse en una de las figuras políticas del futuro gobierno. La novela destila autenticidad histórica: la desorientación de los protagonistas, la desmoralización unida a la esperanza, el pasado que se intenta borrar a toda costa, la lucha cotidiana por sobrevivir, se reparten a partes casi iguales entre los distintos bandos. (Alba. 450 págs. 24 . Ver Aceprensa 59/08).

Michael Gruber, El libro del aire y de las sombras. Jake Mishkin, abogado, se presenta a sí mismo amenazado de muerte por culpa de un manuscrito de incalculable valor que al poco empieza a revelársenos por sí solo. Gruber ha conseguido dignificar ese tipo de trhiller basado en códigos ocultos y tremebundas conspiraciones. Y lo ha hecho por la vía cervantina del humor y la sátira, para crear una señora novela negra, con todos los recursos del género a pleno rendimiento. (Alfaguara. 552 págs. 20,19 . Ver reseña amplia).

Nancy Mitford, La bendición. La hija de un importante político inglés se casa durante la Segunda Guerra Mundial con un joven miembro de una de las familias más ricas de Francia. Al acabar la guerra, se trasladan a vivir a Francia. Con su elegante tono satírico, Mitford describe los modos de vida de los círculos aristocráticos franceses tras la guerra. La autora pone el acento en el irónico retrato de una aristocracia elitista que se aferra a unas costumbres en vías de extinción. (Libros del Asteroide. 318 págs. 18,95 . Ver Aceprensa 59/08).

Alan Bennett, Una lectora poco común. La Reina de Inglaterra entra casualmente en una biblioteca ambulante y conoce a un lavaplatos de palacio con un libro en la mano. Él no se siente intimidado e inician una relación en la que el joven la va conduciendo hacia el mundo de los libros. Su nueva afición no es bien vista por su entorno. Pero ella lee y lee, consciente de que el tiempo se acaba, y nota cómo la lectura la va transformando y haciéndola más humana. (Anagrama. 119 págs. 20 . Ver Aceprensa 47/08).

Adalbert Stifter, Brigitta. Adalbert Stifter (1805-1868) es un clásico de la prosa en lengua alemana, poco conocido y traducido en España. Brigitta (1847) es uno de sus mejores relatos por la estructura narrativa; por el estilo, de notable belleza, especialmente en las descripciones de paisajes; y por la historia que cuenta. El narrador viaja a las estepas húngaras a visitar a un amigo, empeñado en la transformación de aquellas tierras inhóspitas. El lector va conociendo detalles de la vida del amigo, con saltos del presente al pasado, de modo que hasta el final no se desvele la trama amorosa que subyace y que es una historia de perdón. (Bartleby. 93 págs. 9 . Ver Aceprensa 35/08).

Vintila Horia, Dios ha nacido en el exilio. Vintila Horia (1915-1992) nació en Rumanía, pero con la Segunda Guerra Mundial llegó el exilio: primero, en campos de concentración en Alemania; después vivió en Francia y en España, donde se instaló definitivamente. Dios ha nacido en el exilio es el diario del poeta Ovidio (43 a.C.-17 d.C.) tras ser expulsado de Roma, por orden de Augusto, a los confines del Imperio, en la desembocadura del Danubio. La novela no es propiamente un relato histórico sino el retrato psicológico del protagonista, que evoluciona de la desesperación y la añoranza de Roma a la transformación que suponen para él el descubrimiento de otras culturas, la experiencia del sufrimiento y la proximidad de la muerte. (Ciudadela. 254 págs. 23,50 . Ver Aceprensa 47/08).

Petros Márkaris, El accionista mayoritario. Las aventuras que protagoniza el comisario griego Jaritos están muy bien asentadas en la realidad social. El accionista mayoritario es una novela entretenida y ágil, con una trama policial de interés, que resulta atrayente también por el retrato psicológico, familiar y social del protagonista. Jaritos tiene que enfrentarse en esta investigación con un asesino en serie de personas relacionadas con el negocio publicitario. A la vez, su hija y su futuro yerno son víctimas del secuestro del barco de pasajeros que los conducía a Creta. (Tusquets. 365 págs. 20 . Ver Aceprensa 35/08).

Elizabeth von Arnim, Elizabeth y su jardín alemán. Mary Annette Beauchamps (Australia, 1866) fue educada en Inglaterra. A los 24 años se casó con el barón Von Arnim y se trasladó a las posesiones que su marido tenía en Pomerania. Allí nació esta breve novela, donde el jardín de su casa se convierte en el escenario de sus ilusiones y un espacio reservado para la felicidad. La contemplación de la naturaleza, la entrañable amistad con sus habituales amigas invitadas, el juego con sus tres hijas, tienen su espacio en unas páginas autobiográficas llenas de sencillez literaria. (Lumen. 150 págs. 15,90 ).

Antonio Marí, El vaso de plata. El narrador, Miguel, con un estilo sereno, recuerda episodios claves de esa etapa de crisis y de cambios que es la adolescencia. El relato tiene un cierto aroma de atemporalidad que beneficia su lectura, pues el autor ha eliminado muchos rasgos sociológicos para no reducir el libro a unos recuerdos más o menos memorialísticos. Se habla de cosas menudas y domésticas que adquieren un singular significado en la formación del protagonista, que muestra su simpatía por las escenas familiares y por sucesos a los que el paso del tiempo ha añadido un importante peso específico. (Libros del Asteroide. 115 págs. 13,95 . Ver Aceprensa 35/08).

Joanne K. Rowling, Harry Potter y las reliquias de la muerte. Como era de suponer, en este libro todo está orientado a ir respondiendo a las preguntas que habían quedado en el aire en los títulos anteriores. No hay elementos o personajes nuevos que sean dominantes y, como en las demás novelas, la autora usa la misma estrategia narrativa de dosificar la información cuidadosamente. Queda de relieve el talento de Rowling para construir una trama intrincada que no se le va de las manos. El tema central de esta historia es la muerte y el poder salvador del amor. (Salamandra. 640 págs. 22 . Ver reseña amplia).

Andreï Makine, Réquiem por el Este. Narración basada en la tragedia que han vivido tres generaciones de rusos durante el siglo XX. El primer protagonista es el abuelo, testigo de los horrores que se desencadenaron en los enfrentamientos entre rusos blancos y rojos, así como los catastróficos resultados del recién inaugurado sistema político soviético. El siguiente protagonista es su hijo, que asiste aterrado a tremendas acciones cuando forma parte de un batallón disciplinario ruso enfrentado al ejército nazi. El tercer protagonista es el nieto, huérfano, un médico que trabaja para los servicios de espionaje rusos. Makine añade fuerza emocional y literaria a su narración, en la que hay espacio para la libertad y la bondad. (Tusquets. 302 págs. 18 . Ver Aceprensa 14/08).

Louis Auchincloss, La educación de Oscar Fairfax. Publicada en 1995, esta novela retrata la alta sociedad norteamericana, tema habitual de la literatura de Auchincloss (1917). Está concebida como las memorias de Oscar Fairfax, un abogado que tiene en muy alta estima los valores familiares y tradicionales y que empieza a ver cómo su mundo se resquebraja. Su dedicación a la abogacía en el despacho familiar permite al narrador incorporar algunas tramas secundarias con las que amplía su retrato de una sociedad exquisita, que se mueve en círculos cerrados. (Libros del Asteroide. 251 págs. 17,95 . Ver Aceprensa 26/08).

Guillermo Martínez, La muerte lenta de Luciana B. Luciana es una mujer que hizo trabajos de mecanografía para un famoso escritor, un tal Kloster. Tras la muerte de varios seres queridos, vive en un estado de angustia al creer que todo forma parte de una siniestra venganza urdida por Kloster. Un narrador anónimo cuenta los hechos. Luciana acusa a Kloster de forma convincente en sus diálogos con el narrador y, después, Kloster se defiende con argumentos implacables ante el mismo personaje. El autor maneja con soltura los mecanismos del equívoco, de forma que cualquiera de las dos versiones puede ser cierta. La muerte lenta de Luciana B. es, como mínimo, una reflexión sobre el poder de la ficción y una parábola sobre el Mal en estado puro. (Destino. 213 págs. 19,50 . Ver Aceprensa 26/08).

Edmundo Paz Soldán, Palacio Quemado. Un historiador carente de cualquier ideología es contratado por el gobierno boliviano para escribir los discursos del presidente. En el Palacio, entra en contacto con los distintos personajes del círculo del poder. La novela no se limita a recrear un momento de la historia reciente de Bolivia. Detrás se ocultan otras preguntas que nos llevan a reflexionar sobre el papel del intelectual al servicio del poder. También encontramos el rencor racial acumulado a lo largo de los siglos, la pugna entre una cierta modernidad y el populismo, la corrupción… (Alfaguara. 296 págs. 16,50 . Ver Aceprensa 14/08).

Booth Tarkington, Alice Adams. El estadounidense Tarkington (1869-1946) fue un agudo observador de la sociedad norteamericana de su tiempo. La protagonista es una veinteañera de clase media que vive con una madre ambiciosa y un padre enfermo. Ante la distancia social respecto a otras chicas de su edad, decide que debe medrar, por lo que se propone conquistar al novio de su mejor amiga. La novela no es ni mucho menos el frío retrato de una arribista. Al exponer con tanto detalle sus inseguridades, suscita la simpatía del lector. (Ediciones del Viento. 424 págs. 13 . Ver reseña amplia).

Carmelo Guillén Acosta, Aprendiendo a querer. Este poemario reúne la obra lírica de este poeta sevillano publicada hasta la fecha. Como dice Julio Martínez Mesanza en el prólogo, “muy pocas obras poéticas giran con tal intensidad en torno a ese amor que no pide nada a cambio”. Amor y esperanza por la sendas de la tradición cristiana, que tantos y tan altos frutos ha dado a la poesía española desde sus inicios. Por esto se trata de un canto a la vida, de una poesía en la que formalmente conviven la tradición culta con la popular y con modos de expresión lírica más modernos (Númenor. 334 págs. 22 . Ver Aceprensa 26/08).

Saki, Cuentos de humor y de horror. En esta antología del narrador británico Hector Hugh Munro (1870-1916), por seudónimo Saki, aparecen las dos tendencias más habituales de sus narraciones: por un lado, la crítica divertida de la sociedad eduardiana, con unos personajes que mantienen su apego a unas formas sociales periclitadas. Por otro, relatos que provocan una cierta desazón y que escapan al terror habitual pues Saki busca la sorpresa, a veces macabra, en el sorprendente final o en la originalidad del planteamiento. (Anagrama. 144 págs. 6,50 ).

Victor Serge, El caso Tuláyev. Serge, célebre anarquista ruso, tuvo que abandonar la Unión Soviética por sus críticas a la deriva totalitaria del régimen. En México escribió esta novela, de fondo autobiográfico, en la que cuenta cómo el asesinato en Moscú de un influyente miembro del Partido Comunista es aprovechado por Stalin para explicarlo como un complot y desencadenar una purga entre miembros del partido. El autor cede el protagonismo a cada uno de los dirigentes acusados, de los que se cuenta su evolución dentro de la maquinaria comunista. (Alfaguara. 429 págs. 19,50 . Ver Aceprensa 14/08).

Mijaíl Kuráyev, Ronda nocturna. Ambientada en la URSS, Ronda nocturna cuenta las andanzas del narrador, que, en primera persona, relata -a un supuesto interlocutor- algunos de sus trabajos represivos, con una frialdad tan alejada de planteamientos éticos, que casi parece ingenua. La segunda sorpresa es el contraste entre los hechos que se cuentan y el asombroso recorrido por San Petersburgo al que el autor nos conduce. Aquí, la prosa de Kuráyev alcanza altísima calidad y quizá sean el homenaje del autor a las víctimas tanto del zarismo como de la revolución bolchevique. (Acantilado. 111 págs. 13 . Ver Aceprensa 2/08).

Antón P. Chéjov, Cinco novelas cortas. Chéjov (1860-1904) ha pasado a la historia de la literatura como uno de los grandes del teatro y el relato corto. Sin embargo, el autor de La dama del perrito fue también un maestro de la novela corta. Esta selección no puede ser más oportuna. No hay un solo título que no merezca los calificativos de “clásico” y “ejemplar”. El flujo de ideas, la riqueza de los conflictos planteados y los matices que adornan a cada uno de los personajes hacen de esta lectura un gozo continuo. (Alba. 440 págs. 32 €. Ver Aceprensa 71/08).

Henryk Sienkiewicz, A sangre y fuego. El diluvio. Un héroe polaco. Magnífica reedición de una de las obras más populares del premio Nobel polaco Henryk Sienkiewicz (1846-1916). Esta trilogía cuenta algunos episodios de la convulsa Polonia del siglo XVII. A sangre y fuego narra el asedio de Varsovia por el ejército del cosaco Mielniski. El diluvio gira en torno a la defensa del monasterio de Jasna Gora en Czestochowa, sitiado por las tropas suecas. En Un héroe polaco el oponente es el turco, que pretende apoderarse de la fortaleza de Kamienec, defendida por Juan Sobieski, futuro rey de Polonia. (Ciudadela. 421, 440, 304 págs. 23, 23, 21 . Ver Aceprensa 135/07).

Lev Tolstói, Jadzhi Murat. El cupón falso. En 1851 Tolstói se enroló en el ejército ruso, y vivió de cerca las campañas militares contra los musulmanes del Cáucaso. Entre las novelas inspiradas por aquella experiencia sobresale Jadzhi Murat (1904), en la que sigue los pasos del jefe checheno que da título al libro. También se incluye en este volumen El cupón falso (1904), novela breve que, tomando como punto de partida una irrelevante estafa que cometen dos muchachos, sirve al autor para retratar, con un marcado carácter moralizante, la compleja sociedad de su tiempo. (Nórdica. 304 págs. 19,50 ).

Irène Némirovsky, El ardor de la sangre. Muchos años después de la muerte de Irène Némirovsky (1903-1942), escritora francesa de origen ruso, se han recuperado algunos textos inéditos, como Suite francesa y esta otra novela, que no llegó a terminar. El narrador es Silvio, un hombre soltero con una ajetreada vida a sus espaldas, pues prefirió dilapidar su fortuna y recorrer mundo antes que dedicarse a las tareas propias de las tierras donde nació. Su regreso es para él la aceptación de su fracaso. Sin embargo, lo que parecía una novela amable y tranquila, con los recuerdos cínicos y nostálgicos de Silvio, se transforma en una trama con tintes dramáticos. (Salamandra. 158 págs. 12,50 . Ver Aceprensa 14/08).

Betty Smith, Un árbol crece en Brooklyn. Esta novela, publicada en 1943, tuvo un éxito extraordinario y lanzó a la fama a Betty Smith (1896-1972), hija de inmigrantes alemanes, nacida en Brooklyn. La protagonista es un niña, de una extravagante familia, que malvive en Brooklyn. Crece leyendo libros que tanto le gustan y que proyectan su vida más allá de la mediocre realidad diaria. Un libro conmovedor sobre los dolores y el sueño americanos, de una autora que vale la pena rescatar. (Lumen, 512 págs. 21,90 ).

Jack London, Martin Eden. Un suceso inesperado lleva al marinero Martin Eden a descubrir las ventajas de la vida burguesa y de manera especial los efectos benéficos de la cultura. De la mano de la joven Ruth Morse entra en el mundo de la sensibilidad estética. Desde entonces, Martin luchará con todas sus fuerzas para abrirse camino como escritor, superando los numerosos obstáculos y dificultades que aparecen en su camino. London se inspiró en su propia biografía para escribir una novela que, a pesar del pesimismo final, transmite pasión, acción y amor por la literatura. (Alba. 432 págs. 30 . Ver Aceprensa 77/07).

Angel Wagenstein, El Pentateuco de Isaac. Cuenta la vida del judío Itzik Blumenfeld, desgraciado testigo de la historia de Centroeuropa. Nació en una aldea de Galitzia; vio cómo se desmembraba el Imperio austrohúngaro; vivió como soldado la Segunda Guerra Mundial; estuvo en un campo de concentración alemán y años después en el gulag soviético. Su vida es un reflejo de aquellos convulsos años. La novela no se mete en interpretaciones históricas sino que cuenta la reacción de Itzik ante tanta adversidad. Y aquí es donde aparece el humor, que empapa toda la narración. (Libros del Asteroide. 320 págs. 18,95 €).

Mercè Rodoreda, La plaza del Diamante. Se cumplen cien años del nacimiento de la que pasa por ser la mejor escritora catalana del siglo XX. La plaza del Diamante, situada en los años de la guerra civil española, tiene como protagonista a Colometa, una sencilla mujer que relata con voz propia una parte de su vida, desde los años 20 hasta la inmediata posguerra. En total, se cuentan treinta años de la vida de una mujer barcelonesa, que explica la realidad desde su peculiar punto de vista: coloquial, lírico, insignificante, doméstico, ingenuo, dramático y lleno de muchos detalles aparentemente intrascendentes. (Edhasa. 503 págs. 24,50 €. Ver Aceprensa 71/08).

Grazia Deledda, Cósima. La escritora más famosa de Cerdeña y Premio Nobel de Literatura en 1926, Grazia Deledda (1875-1936), ocupa un importante lugar en la historia de la literatura italiana. Nacida en una familia de campesinos, publica sus primeros libros a los 16 años. Tras su matrimonio, se traslada a Roma, donde empieza a ser conocida por la crítica. Cósima, publicada póstumamente en 1937, es una novela autobiográfica sobre su adolescencia y juventud. Está ambientada en la pequeña ciudad de Nuoro, tierra aislada geográficamente y anclada en un agobiante costumbrismo. Junto a un canto a los paisajes de su isla, la protagonista se rebela, sin amarguras, contra las imposiciones y consigue un área de libertad gracias a su amor por la literatura. (Nórdica. 218 págs. 16,50 €. Ver Aceprensa 135/07).

Pär Lagerkvist, Barrabás. Lagerkvist (1891-1974) está considerado como uno de los escritores más representativos de la literatura sueca. En 1951 recibió el Premio Nobel de Literatura. Barrabás es su novela más conocida. Barrabás decide acudir al Gólgota a ver morir a la persona que le ha salvado la vida. Sabe que algo especial está sucediendo, aunque no encuentra ninguna explicación racional. A partir de ese momento, intuye que su vida está ligada al destino de Jesús y del incipiente cristianismo. (Encuentro. 138 págs. 12 €. Ver Aceprensa 123/07).

Mary Cholmondeley, La polilla y la herrumbre. Contemporánea de Henry James, la literatura de la inglesa Mary Cholmondeley (1859-1925) anticipa de alguna manera la descomposición de la aristocracia, tema que abordó con tanto sentido del humor la escritora Nancy Mitford. En La polilla y la herrumbre, la autora centra la narración en Anne y Janet, dos atrayentes mujeres que viven de manera distinta la obsesión por contraer matrimonio. Un desgraciado incidente salpica directamente la vida de Janet y provocará una cadena de desgracias a su alrededor como respuesta a la coherencia y fidelidad de sus promesas. (Periférica. 201 págs. 16 €.).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares