Guías para escritores noveles

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En los últimos meses se han publicado distintos libros que intentan hacer asequibles al gran público las técnicas relacionadas con la creación literaria. En el terreno bibliográfico se está dando el mismo boom que se produjo con la aparición de los talleres de escritura, cada día más numerosos y con un creciente número de alumnos.

Además de organizar uno de los talleres literarios de más solera en España, Ediciones Fuentetaja ha publicado una Guía del escritor aficionado y profesional (1), que pone al alcance de los escritores noveles la información precisa para que sus escritos puedan publicarse.

Entre otra información figura un directorio actualizado de editoriales, revistas literarias, ediciones independientes, agentes literarios y servicios editoriales; también incluye datos para los que escriben guiones de cine o televisión y un resumen de los aspectos legales que más afectan a los que empiezan a publicar. Otros libros de esta editorial son Guía de premios y concursos literarios en España (2), con los más de mil certámenes literarios que se convocan anualmente en España, y El oficio de escritor (3), una selección de textos de célebres autores acerca de la práctica literaria. También ha publicado Guía para el uso del ordenador en la creación literaria (4), de Berna Wang y José Carro, libro que explica la repercusión de las nuevas tecnologías tanto en los procesos creativos como en la publicación y transmisión de los escritos.

La práctica del relato

Uno de los profesores del taller literario de Fuentetaja, Ángel Zapata, es el autor de un manual de estilo literario para narradores que empiezan. La práctica del relato (5) está compuesto de recetas artesanales, fruto de su experiencia como profesor, expuestas en un tono coloquial. Ángel Zapata aborda en este ensayo las cualidades básicas que hacen legible un texto de ficción. En primer lugar, la naturalidad, antídoto para que la literatura no sea el resultado de un proceso artificial. La segunda cualidad es la visibilidad, es decir, alcanzar una prosa que aproveche las cualidades plásticas y sensoriales, que atienda a los detalles significativos y que elimine los elementos previsibles. La continuidad, la tercera, se refiere a la necesidad de avanzar en la narración incorporando nuevos elementos que amplíen la información que se transmite. Por último, la personalidad es la cualidad que permite individualizar la práctica creativa.

El escritor italiano Vincenzo Cerami aporta en Consejos a un joven escritor (6) una visión más global del hecho creativo, ya que no reduce sus consejos a la literatura sino que abarca también el cine, el teatro y la radio. Su punto de partida es realista, pues sabe que es inútil pretender “enseñar a nadie a convertirse en escritor”. Por eso, Cerami se limita a transmitir su experiencia personal, resumida en un conjunto de reglas y consejos que le han dado resultado en su dilatada trayectoria profesional. En relación con la construcción del relato, Cerami destaca como elemento fundamental la capacidad de evocación, concepto clave de todo lenguaje artístico. Evocar quiere decir “imprimir visos de realidad a nuestra fantasía en el ámbito de un lenguaje concreto”.

Rechaza el mito de la perenne inspiración y critica el exceso de autobiografismo en las creaciones de los escritores primerizos, ya que lo primero que debe aprender un escritor es “a salir de sí” y meterse en la piel de personajes muy distintos y ajenos a él. Sólo de esta manera podrá encontrar un léxico y una lengua para cada personaje. De lo contrario, utilizará siempre el mismo estilo.

Manías y trucos

Con una clara intención divulgativa, Ramón Nieto describe en El oficio de escritor (7) todos los aspectos que inciden en los procesos de creación literaria. El texto contiene abundantes datos y anécdotas sobre muchos escritores célebres, que han vivido de diferentes maneras, algunas antagónicas, su dedicación a la literatura: lo que para unos es una enfermedad, para otros es una diversión. Sin agotar los temas, Ramón Nieto condensa un conjunto de reflexiones sobre la forja de un escritor: su educación y origen familiar, la influencia de la edad, las distintas maneras de enfocar la inspiración o la vocación, su experiencia vital y psíquica, etc. Con muchos ejemplos se habla también de las tormentosas relaciones del escritor con el alcohol y las drogas, aspectos a menudo mitificados en las biografías. Otros capítulos están dedicados a los escritores suicidas y a los que han padecido persecución, exilio, cárcel, etc. En uno de los últimos capítulos aparecen unos esenciales y realistas consejos a escritores jóvenes.

Las manías de los escritores y sus trucos son también el tema del libro Escritores ante el espejo (8), libro que contiene 34 ensayos breves de escritores españoles contemporáneos (entre otros, Muñoz Molina, Umbral, Javier Marías, Soledad Puértolas, Carmen Martín Gaite, Rosa Montero), que reflexionan sobre su enfrentamiento con la creación literaria. Los escritores aportan todo tipo de anécdotas personales para explicar cómo llevan a buen puerto el arduo proceso de dar forma y coherencia a sus escritos.

Las técnicas del taller literario

El libro más americano de los que se han publicado hasta ahora es Cultiva tu talento literario (9), escrito por dos profesoras de Estados Unidos, Thaisa Frank y Dorothy Wall. Este manual da vueltas una y otra vez a la voz, “ese personaje tan solicitado en las obras de ficción”. Para estas dos profesoras de talleres literarios, la misión del aspirante a escritor debe ser, antes que nada, encontrar su voz natural. Para conseguir esa naturalidad, las autoras recomiendan todo tipo de ejercicios y ponen multitud de ejemplos prácticos. También son muy útiles las reflexiones que hacen sobre el tono -“uno de los elementos más característicos de la voz, íntimamente relacionado con la identidad de cada escritor y con el tipo de historia que escribe”- y sobre la revisión, “el mayor desafío a la capacidad de improvisación del escritor”, ya que exige volver una y otra vez al sueño original de la historia.

Pero en su afán de ayudar a los escritores a conseguir ser ellos mismos caen a menudo en propuestas grotescas. Por ejemplo, recomiendan “escribir en la oscuridad o con los ojos cerrados”, vestirse de un solo color, poner a “hervir pétalos de rosa o raíces de jengibre cerca de tu escritorio”. Si se pasan por alto estas y otras ocurrencias, se podrán extraer de este ensayo un conjunto de útiles enseñanzas que mejorarán las destrezas literarias.

El escritor y sus fantasmas

En este repaso a las novedades bibliográficas dedicadas a la creación literaria merece una atención especial la reedición de un libro del argentino Ernesto Sábato, El escritor y sus fantasmas (10), publicado por primera vez en 1963, donde el autor pretende explicar “por qué, cómo y para qué se escriben ficciones”. Sábato demuestra poseer un alto concepto de la literatura, “una forma -quizá la más completa y profunda- de examinar la condición humana”. Por eso, el “gran tema de la literatura no es ya la aventura del hombre lanzado a la conquista del mundo externo sino la aventura del hombre que explora los abismos y las cuevas de su propia alma”.

Este ensayo contiene textos de distintas facturas que abordan multitud de cuestiones fundamentales para la creación literaria: el compromiso del escritor, las relaciones entre el marxismo y la literatura, la importancia de las técnicas narrativas, el cine y la literatura, el papel de Borges, la literatura argentina, la rebeldía del escritor, etc. Algunas afirmaciones de Sábato contrastan de manera llamativa con la realidad que se vive en el mundo literario. Sábato amonesta a los escritores: “Si nos llega dinero por nuestra obra, está bien. Pero escribir para ganar dinero es una abominación. Esa abominación se paga con el abominable producto que así se engendra”. O bien: “La inmensa mayoría escribe porque busca fama y dinero, por distracción, porque meramente tienen facilidad, porque no resisten la vanidad de ver su nombre en letras de molde. Quedan entonces los pocos que cuentan: aquellos que sienten la necesidad oscura pero obsesiva de testimoniar su drama, su desdicha, su soledad”.

____________________

(1) Ediciones de Escritura Creativa Fuentetaja. Madrid (1996). 290 págs. 2.900 ptas.
(2) Ediciones de Escritura Creativa Fuentetaja. Madrid (1997). 375 págs. 2.500 ptas.
(3) Ediciones de Escritura Creativa Fuentetaja. Madrid (1998). 192 págs. 1.950 ptas.
(4) Ediciones de Escritura Creativa Fuentetaja. Madrid (1997). 304 págs. 3.200 ptas.
(5) Ediciones de Escritura Creativa Fuentetaja. Madrid (1997). 227 págs. 2.500 ptas.
(6) Península. Barcelona (1997). 181 págs. 1.800 ptas.
(7) Acento. Madrid. (1996). 96 págs. 500 ptas.
(8) Anthony Percival (coordinador). Escritores ante el espejo. Lumen. Barcelona (1998).
(9) Urano. Barcelona (1997). 280 págs. 2.100 ptas.
(10) Seix-Barral. Barcelona (1997). 201 págs. 700 ptas.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares