Escribir y editarse a uno mismo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 9s.

La tecnología digital impulsa el fenómeno de la autoedición. Según datos que recoge La Vanguardia (12-06-2013), en Estados Unidos, el número de libros autoeditados –tanto en papel como en digital– está creciendo vertiginosamente, casi se ha triplicado desde el 2006, y ya suponen 235.000 títulos, un 43% del total de libros publicados. De todos modos, las ventas de e-books autopublicados por ahora solo representan entre el 3 y el 5% de la facturación.

Hasta ahora, si uno estaba interesado en publicar un libro debía mandar el texto a una editorial, esperar que les gustara y entonces ponerse a la cola para que fuese publicado. Además el escritor solo recibe un 10% del total de las ventas. Una editorial de cierto relieve recibe al año centenares de originales y no da abasto ni siquiera para leerlos todos. Así que autopublicarse se ha convertido en una opción interesante.

La vía más común pasa por publicar mediante una de las plataformas digitales de autoedición disponibles en la red. Estas empresas ofrecen al escritor la posibilidad de publicar su libro en internet, de manera sencilla, en un formato determinado y ellas lo cuelgan en los principales portales especializados en ventas de libros. Así, gracias a la red, un autor puede ver su título al lado de firmas consagradas. Las plataformas se quedan, a cambio, con un porcentaje de las ventas (20-30%).

La incorporación a la plataforma es un servicio con costes mínimos. No obstante, el que quiere un servicio extra por maquetación o publicidad debe abonar por ello; algunos llegan a pagar entre 4000 y 5000 euros para que su obra sea debidamente maquetada y promocionada.

En estas plataformas no hay filtros de calidad. Mientras que en una editorial se presupone que las obras tienen un mínimo de calidad ya que han sido examinadas para estudiar su posible publicación o no, en estas plataformas se publica todo lo que les llega. El filtro lo pone el usuario.

La difusión y promoción del libro depende en su gran mayoría del propio autor, ya que las empresas únicamente lo publican sin ofrecer recursos publicitarios. Es el autor el que en la mayoría de los casos tendrá que difundir su libro a través de las redes sociales.

Al carecer de un apoyo publicitario, la gran mayoría de estos libros no suelen tener muchos lectores. De hecho, según fuentes del New York Times, la media de ventas de libros auto editados en EE.UU. no supera los 150 ejemplares. Sin embargo, en lo que va de 2013, hasta cuatro libros autoeditados han llegado a encabezar el ranking de los e-books más vendidos en el mercado norteamericano.

En la mayoría de los casos la autoedición se ve como un primer paso en la carrera literaria para llamar la atención de una editorial que lo edite en papel, o responde a la satisfacción de tener un libro publicado. También algún famoso escritor, como Stephen King, decidió intentar seguir este camino para llegar directamente a sus millones de lectores, pero fracasó. Y es que un libro, para que llegue a ser un best-seller, necesita una gran estructura de marketing y distribución que no es posible lograr en las plataformas de autopublicación.

¿Cuáles son los temas más frecuentes en los libros autoeditados? En EE.UU., los que tienen más éxito son novelas románticas, el soft porn y fantasía, así que no puede decirse que innoven mucho. De hecho, E.L. James, autora de la famosa novela erótica 50 sombras de Grey, empezó autoeditándose hasta que, a la vista del éxito que tuvo, una editorial decidió publicar sus libros.