Encargos por Internet, sin abandonar la librería

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las pequeñas librerías tienen dificultades en Francia, como en tantos otros países. A la crisis económica, que tanto afecta al gasto cultural, se une la dura competencia con las grandes superficies y los gigantes del sector. Para resolver problemas comunes, cientos de librerías forman parte de una red colectiva en Internet, lalibrairie.com, que cuenta con apoyo y subvención económica del Centro Nacional del Libro, institución oficial francesa para el fomento de la lectura.

Se trata de una plataforma que permite a los internautas encargar obras on line, que retirarán luego en el lugar que elija cada uno dentro de los “puntos de venta de libros” repartidos por Francia –son ya más de 700–, sin pagar gastos de envío. Lógicamente, se concede prioridad a los libros disponibles en cada librería. Y se establecen las adecuadas comisiones. Como subraya el director del “sitio”, Renny Aupetit, librero en París, “conciliar peticiones on line y comercio de proximidad, es preservar el ecosistema del libro”.

En la página web se puede acceder a la relación de los títulos disponibles, actualmente más de 800.000. Además, ofrece información de novedades, listas de obras elegidas por temas (también CD y DVD), notas de lectura elaboradas por los propios libreros o, en fin, resúmenes de libros.

La iniciativa procede de una agrupación de ocho librerías de París, en conexión con una empresa que distribuye también a profesionales, colectividades y empresas. Afirman ser independientes de cualquier grupo industrial, editorial o financiero; y que su objetivo es desarrollar la cooperación mutua en este campo.

Sin excluir como es lógico los aspectos comerciales, los promotores desean contribuir a la vitalidad de las librerías independientes, por entender que tienen un gran papel en la promoción de la diversidad cultural en Francia. Desde luego, ofrecen muchas ventajas: capacidad de aconsejar personalmente a cada lector; disponer de fondos diversificados y de calidad; flexibilidad de funcionamiento; o, en fin, contribuir a la animación cultural de los barrios.

A primera vista, parece un esquema distinto de iniciativas tipo “Iberlibro.com”, que permite encontrar y comprar electrónicamente “libros antiguos, nuevos, usados, raros y agotados”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares