El realismo cristiano de Flannery O’Connor

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 27s.

El 3 de agosto se cumple el 50 aniversario de Flannery O’Connor (1925-1964), una de las mejores escritoras norteamericanas del siglo XX. Sureña por nacimiento y por estilo, O’Connor atribuía la fuerza de sus historias a lo que ella llamaba el “realismo cristiano”. Autora de 32 relatos y dos novelas, católica, murió a los 39 años a causa de una enfermedad degenerativa. Repasamos algunas de sus obras reseñadas en Aceprensa.

Lo más valorado por la crítica son sus relatos, con los que intenta zarandear a un público que en su mayoría ha dejado de creer en Dios. “La realidad completa es la Encarnación y sé que ya nadie cree en la Encarnación”, escribe O’Connor en una de sus cartas. Y en otra: “Las historias son fuertes, es verdad, pero son fuertes porque no hay nada más fuerte o sentimental que el realismo cristiano”.

En 2005, Lumen publicó por primera vez en castellano sus Cuentos completos. Los personajes de sus historias se enfrentan a un momento de violencia, física o moral, que actúa como una revelación en sus vidas. Los símbolos y el humor grotesco son otros dos recursos de los que se sirve la autora para preparar ese “instante de gracia”.

Con sus relatos intentaba zarandear a un público que en su mayoría ha dejado de creer en Dios

Ocho de esos relatos aparecieron antes en la edición preparada por Guadalupe Arbona para Ediciones Encuentro, El negro artificial y otros escritos (“Un hombre bueno es difícil de encontrar”, “El río”, “La espalda de Parker”…). En este volumen también se incluyen tres ensayos de O’Connor sobre el arte de la ficción y el oficio del narrador.

La misma editorial ha publicado otra antología de trece relatos, Un encuentro tardío con el enemigo; y una colección de ensayos escritos por O’Connor y seleccionados y editados por sus amigos Sally y Robert Fitzgerald.

El volumen Novelas: Sangre sabia / Los violentos lo arrebatan, editado por Lumen, reúne las dos únicas novelas que publicó O’Connor. La escritora sureña vuelve a retratar a unos personajes grotescos, obsesionados con el perdón y la redención, para hacer visible el misterio de la gracia.

El hábito de ser es una colección de cartas escritas por O’Connor entre 1948 y 1964. Seleccionadas y editadas por Sally Fitzgerald, sus cartas muestran la excepcional capacidad de O’Connor para proponer la fe de una manera profunda y nada sentimental. También sirven para conocer las lecturas de las que se nutría, así como sus ideas sobre la relación entre fe y literatura.

La singularidad de sus temas y estilo, que va unida a un modo de percibir la realidad bajo una dimensión de fe, fue analizada por Alberto Fijo en el artículo Flannery O’Connor: pluma sabia.