Las revistas científicas quieren recuperar la credibilidad tras el caso Hwang

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 12s.

El fraude científico del coreano Hwang Woo-Suk ha puesto en tela de juicio los métodos que las revistas científicas aplican para seleccionar y verificar los artículos. Un comité de expertos acaba de pronunciarse sobre los criterios que “Science” usó para publicar los asombrosos resultados de Hwang.

Cuando se descubrió que Hwang había falsificado los resultados de sus investigaciones (ver Aceprensa 149/05), “Science” sabía que retirar los artículos no sería suficiente, así que encargó a seis expertos independientes que examinasen los métodos de revisión empleados con los trabajos de Hwang y elaboraran un informe. El pasado 1 de diciembre se hizo público el dictamen de los expertos (aunque las líneas generales estaban en la “web” de “Science” unos días antes).

La conclusión principal del informe es que el fraude de Hwang se podría haber evitado si se hubiesen tomado algunas precauciones. Los procedimientos de revisión en “Science” y otras revistas científicas de prestigio se basan en gran medida en la confianza hacia los científicos que envían sus trabajos, de los que se examina la calidad y relevancia, dando por supuesta la veracidad. Esto hace al sistema vulnerable a las manipulaciones intencionadas.

Dada la falta de eficacia de los métodos de revisión vigentes, el comité de expertos ha hecho cuatro recomendaciones a “Science” y por extensión a toda la prensa científica. La primera, determinar qué investigaciones pueden tener gran impacto, para someterlas a una revisión más severa. En segundo lugar proponen que los firmantes de los artículos aclaren expresamente su grado de participación y responsabilidad en la investigación. Con esto se pretende evitar a los autores invitados que no han contribuido realmente a los trabajos pero que prestan su firma con el fin de dar prestigio al artículo. Tercero, el comité sugiere que se hagan públicos los datos primarios relevantes y se añadan como información suplementaria en Internet. La cuarta y última recomendación es que las revistas científicas, en especial las prestigiosas “Science” y “Nature”, actúen en colaboración con el fin de establecer unos criterios comunes de revisión.

Según ha manifestado Donald Kennedy, director de “Science”, la publicación va a esmerarse en cumplir las indicaciones del informe y “aclararemos a los autores, revisores y lectores nuestros nuevos procedimientos a medida que se vayan elaborando”. A la vez, “Nature” ha expresado su conformidad con las conclusiones del comité y su disposición a colaborar en el futuro con “Science” para establecer un método de revisión eficaz.

ACEPRENSA