Enfermedades menos olvidadas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 7s.

Las enfermedades que más matan son paradójicamente las más descuidadas por la industria farmacéutica, porque afectan a los países pobres, que no son un mercado rentable para los laboratorios. Por eso a la malaria, la tuberculosis, la leishmaniasis… se las llama “enfermedades olvidadas”. Entre 1975 y 1999 sólo aparecieron 13 nuevos medicamentos contra tales plagas. Sin embargo, según un estudio de la London School of Economics, publicado en la revista digital “PloS Medicine” (septiembre 2005), a partir de 2000 la situación ha empezado a cambiar.

En la actualidad, existen no menos de 63 proyectos de investigación que intentan desarrollar nuevos medicamentos contra enfermedades olvidadas, y 18 de ellos ya están en la fase de ensayo clínico. Si todo sigue su curso habitual, es posible que hacia 2010 se disponga de 8 ó 9 fármacos nuevos, lo que supondría una mejora muy notable respecto de los anteriores 25 años.

Como explica Mary Moran, directora del estudio, el cambio obedece a la formación de consorcios público-privados, que han dado un fuerte impulso a la investigación farmacéutica en enfermedades olvidadas (ver Aceprensa 53/05): a ellos se deben tres de cada cuatro de los proyectos actualmente en fase de desarrollo. La financiación aportada por estos consorcios es decisiva para que los proyectos lleguen a término.

Aunque la investigación básica en nuevos fármacos no requiere grandes inversiones (entre 2000 y 2004, los consorcios público-privados lograron poner en marcha 40 proyectos con solo 112 millones de dólares), el desarrollo y los ensayos clínicos son demasiado caros para que los laboratorios puedan recuperar el dinero con las ventas en países pobres. Los consorcios suplen la falta de interés comercial, y así permiten a las empresas farmacéuticas dedicar algunos esfuerzos a las enfermedades olvidadas sin desatender la parte lucrativa de su negocio. A la vez, los laboratorios mejoran su imagen, dañada a causa de las críticas que ha recibido el sector por desatender las necesidades de los pobres (ver Aceprensa 129/99).

Para que estos proyectos cumplan las esperanzas que suscitan, es urgente, advierte Moran, un aumento de la financiación pública, que hasta ahora representa menos del 20% de los fondos de los consorcios. Pues los muy costosos ensayos clínicos a gran escala en países en desarrollo exigirán unas sumas que solo los Estados pueden aportar. El G-8 está a favor, en principio: en su última “cumbre” (Gleneagles, 6-8 de julio pasado), prometió (punto 18-e del comunicado final sobre África) apoyar el desarrollo de medicamentos contra enfermedades olvidadas.