Un tribunal canadiense juzgará las mentiras electorales

La Ley Electoral de la provincia prohíbe el fraude político

Página 1

El Tribunal Supremo de la provincia canadiense de Columbia Británica ha admitido a trámite una demanda de la asociación Democracy Watch contra el gobierno del New Democratic Party (NDP). La asociación alega que el NDP mintió en la campaña de 1996, por lo que, basándose en la Ley Electoral, pide que se anulen las elecciones.

Según informa The Globe and Mail (1-III-97), el caso no tiene precedentes y, de prosperar, puede provocar que la responsabilidad política sea competencia de los tribunales. Los demandantes se basan en la última reforma de la Ley Electoral de la provincia, que prohíbe el fraude político como mecanismo para conseguir votos, aunque deja a la Justicia la delimitación del fraude.

Democracy Watch es una asociación que promueve la participación de los ciudadanos en la vida pública. La asociación alega que los candidatos del NDP mintieron en el programa económico durante la campaña electoral de 1996 y que, por tanto, las elecciones son nulas. Por su parte, el primer ministro de la provincia, Glen Clark, afirma que la admisión a trámite de la demanda es sólo una victoria técnica y que, en caso de ser procesado, demostrará que las acusaciones no tienen fundamento.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.