Todo puede cambiar. Conversaciones con Massimo Naro

Tutto può cambiare. Conversazioni con Andrea Riccardi

Página 1

Autores: Andrea Riccardi, Massimo Naro

San Pablo.
Madrid (2018).
288 págs.
18 €.
Traducción: David Salas Mezquita.

Comprar

Se cumplen cincuenta años de la fundación de la Comunidad de San Egidio, un movimiento iniciado por el historiador Andrea Riccardi para llevar el mensaje de esperanza del Evangelio a las periferias geográficas y existenciales. La Comunidad une la oración alrededor de la Palabra de Dios, como la practicada conjuntamente por sus miembros al atardecer, y la acción, con iniciativas que han anticipado, a lo largo de las últimas décadas, esa cultura del encuentro a la que tanto se refiere el Papa Francisco. Anteriormente la labor de San Egidio fue reconocida por pontífices como san Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Todo puede cambiar se plantea como una amplia entrevista a Andrea Riccardi por el teólogo y escritor Massimo Naro. No es tanto una descripción del itinerario de la comunidad que fundó, cuanto una mirada a la vida y la historia con los ojos de un historiador como Riccardi, que nunca ha dejado de lado su condición.

Algunos capítulos de esta conversación se dedican a profundizar sobre el mensaje de paz y solidaridad de la Comunidad y analizan los retos que se le presentan a la Iglesia y al mundo de hoy. Riccardi, gran europeísta distinguido con el Premio Carlomagno (ver Aceprensa, 21-05-2009), resalta la condición de Europa como signo de paz en el mundo, aunque también advierte de una realidad: la Iglesia ya no puede identificarse con Occidente, tal y como ha sucedido hasta ahora. La historia no tiene límites y no se detiene en el mundo occidental, que necesita para sobrevivir del contacto con otras modalidades y sensibilidades humanas, sociales y culturales. De lo contrario, su papel se reducirá al de una fortaleza asediada.

Existe otro peligro en el mundo actual tanto para el cristianismo como para otras religiones: la desculturización. Cuando se descarta la cultura para exaltar una “fe pura”, de supuesta vuelta a los orígenes, las religiones caen en el fundamentalismo. Algo similar sucede con la política: en aquellas sociedades en las que existe una pobreza cultural se abre el camino a regímenes populistas basados únicamente en las emociones.

Andrea Riccardi encarna un enfoque de la historia, y de la vida, que se identifica con el representado por otro historiador, el polaco Bronisław Geremek, que también fue Premio Carlomagno. Se diría que en los planteamientos del movimiento San Egidio y de su fundador se fusionan, como en aquel conocido lema de San Agustín, la caridad con la ciencia. 


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.