Otros estrenos (1 marzo 2019)

Página 1

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 1 de marzo.

Bienvenidos a Marwen
Welcome to Marwen

Director: Robert Zemeckis. Guion: Caroline Thompson, Robert Zemeckis. Intérpretes: Steve Carell, Leslie Mann, Janelle Monáe, Diane Kruger, Eiza González, Gwendoline Christie, Merritt Wever, Neil Jackson, Siobhan Williams, Matt O'Leary, Falk Hentschel, Nikolai Witschl, Patrick Roccas. 116 min. Adultos. (X)

La que parece ser la cinta más denostada de Robert Zemeckis –por cierto, muy autorreferencial– tiene sin embargo su interés. Más allá de su anclaje en el documental Marwencol, en el que se inspira, es la historia de un inadaptado que a través de su fantasía y sus muñecos llega finalmente a un encuentro sano con la realidad. Algo que ya trató –realmente con más éxito– la película Lars y una chica de verdad.

Esta es extraña, nada inmediata, y a muchos les puede costar empatizar con el personaje, que viste zapatos de mujer y que consume porno casposo. Por otra parte, la animación de los muñecos, aunque es excelente como técnica, a veces embarulla demasiado el desarrollo de la trama. Pero si el espectador consigue entrar en el juego de códigos que le propone Zemeckis, se encontrará con una cinta más valiosa de lo que a priori podía pensarse, y con una mirada antropológica bastante positiva. El mensaje no es nuevo, pero sigue siendo provocador: no hay mejor terapia que la realidad que tienes delante. Hay que saber verla. Lo de Steve Carell va en gustos. Creo que hace un gran papel. Juan Orellana.

 

Feedback

Director: Pedro C. Alonso. Guion: Pedro C. Alonso, Alberto Marini. Intérpretes: Eddie Marsan, Paul Anderson, Ivana Baquero, Richard Brake, Alexis Rodney, Oliver Coopersmith, Nacho Aldeguer, Alana Boden. 90 min. Jóvenes-adultos. (V)

La noche que Jarvis Dolan, estrella de la radio, se dispone a revelar un escándalo futbolístico, unos encapuchados armados toman el estudio y, a punta de pistola, le obligan a hablar de un horrible suceso que protagonizó a comienzos de su carrera. Será una noche larga y atroz.

Pocas veces una ópera prima es importante; esta no es perfecta, pero revela a un director que tiene un gran sentido del ritmo y maneja el suspense con pericia. El guion es inteligente y la interpretación de Eddie Marsan, protagonista de Nunca es demasiado tarde, notable. La película tiene momentos de gran violencia, y también provoca una reflexión sobre los medios de comunicación y su público. Fernando Gil-Delgado.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.