Los buscadores encuentran la censura en China

Google acepta autocensurarse y Microsoft obedecerá solo ante una orden formal

Página 1

Google, que a diferencia de Yahoo o Microsoft, hasta ahora se había negado a cooperar con la censura china, por fin ha decidido ceder. China (105 millones de internautas, en segundo puesto mundial detrás de Estados Unidos) es un mercado apetitoso para estas compañías; pero el eficaz sistema con que el gobierno filtra Internet (ver Aceprensa 94/05) les supone una fuente de problemas y les hace ser cómplices del régimen comunista. Por eso Microsoft, según acaba de anunciar, prepara unas directrices para definir qué hará cuando un gobierno le exija censurar contenidos en Internet.

Para poder instalar máquinas propias en China y operar con sufijo del país (google.cn), Google ha tenido que aceptar la censura. Pero ha decidido instalar un sistema propio de filtrado, en lugar de utilizar el del gobierno. Limitará automáticamente los resultados de las búsquedas, pero siempre advirtiendo a los usuarios que se han omitido las direcciones prohibidas por las autoridades. Así evitará mostrar a los usuarios de China resultados a los que el filtro oficial no les dejaría llegar. Google también trabaja con filtros en Francia, donde están prohibidas las páginas que hacen apología del racismo, y en Alemania, que impide acceder a contenidos que nieguen la existencia del Holocausto judío.

Google no ofrecerá todas las prestaciones en su versión china. No estarán disponibles ni el buscador de blogs ni el servicio de correo electrónico (Gmail). Google pretende así evitar verse obligado a facilitar datos de sus usuarios, como tuvo que hacer Yahoo en un caso célebre. Shi Tao, periodista disidente, fue localizado por la policía con la colaboración de Yahoo, cuyos servicios utilizaba para difundir opiniones prohibidas; está en la cárcel desde entonces.

Por su parte, Microsoft ha anunciado que si un gobierno le exige censurar contenidos, obedecerá solo si se solicita con una orden formal y expresa y en conformidad con las leyes del país. En tal caso, Microsoft lo notificará oficialmente al autor censurado, en vez de limitarse a cerrarle el "blog" sin dar explicaciones. Además, Microsoft desarrollará una técnica para que, si un "blog" es censurado por orden de un gobierno, quede inaccesible para los usuarios del país correspondiente pero pueda seguir siendo leído desde el resto del mundo. La postura de Microsoft está motivada por lo que le ocurrió a finales del año pasado, cuando tuvo que cerrar un "blog" alojado en su MSN Spaces que no era del agrado del régimen chino. Aunque los servidores de MSN Spaces están en Estados Unidos, para contentar a Pekín la compañía se vio forzada a eliminar el "blog" de la red.

La decisión de Google en China contrasta con su negativa a colaborar con el gobierno norteamericano. El Departamento de Justicia ha obtenido una requisitoria judicial para que Google le entregue la lista de todas las búsquedas realizadas en un determinado periodo, así como un millón de direcciones de sitios "web" recopiladas por el buscador. Lo mismo pidió a Microsoft, Yahoo y America Online, que facilitaron la información solicitada. Pero Google se niega, alegando que obedecer le exigiría un gasto desproporcionado de recursos y supondría revelar sus secretos industriales.

El caso no tiene que ver con el derecho a la intimidad, ya que los datos requeridos no servirían para identificar a ningún usuario. El gobierno quiere esa información para argumentar a favor de la Ley de Protección de los Niños en la Red, que fue recurrida. El Tribunal Supremo reconoció que el fin de la ley es legítimo, pero dijo que el gobierno no había probado de modo convincente que para lograrlo no bastaran filtros e hicieran falta medidas penales.

Con independencia de este caso, los internautas se muestran cada vez más preocupados por su privacidad. Algunos acusan a Google, precisamente, de retener demasiada información acerca de quienes utilizan sus servicios, mucha más que rivales como Yahoo ("The Wall Street Journal", 20-01-2006). Esto ha provocado que en los últimos años se esté extendiendo el uso de programas -Tor es uno famoso- que permiten utilizar Internet manteniendo el anonimato. Los usuarios pueden enviar mensajes, descargar programas o navegar con una identidad ficticia que protege la verdadera.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.