La JIFE advierte contra la tolerancia a las drogas

Este organismo de la ONU vuelve a criticar las tendencias favorables a la legalización

Página 1

En reacción contra las propuestas de legalizar el uso del cannabis por su supuesta utilidad terapéutica, la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) ha querido subrayar que también las drogas "blandas" son dañinas y las leyes no deben consentirlas. Esto, junto con la aparición en Internet de sitios que incitan al consumo de drogas, es uno de los aspectos destacados por la JIFE en su último informe anual, publicado el 23 de febrero.

La JIFE es un organismo de la ONU encargado de vigilar que la producción y uso de drogas se limite a lo exigido por las necesidades médicas y científicas, y no se desvíe hacia el tráfico ilícito. Sobre el cannabis, cuya producción y consumo sigue en aumento, la JIFE alerta a los gobiernos del peligro que se corre al animar a la legalización. Aclara que, en caso de que se comprobaran positivos efectos terapéuticos de esa sustancia, sólo se debería autorizar la administración con fines médicos y bajo control facultativo.

El informe de la JIFE presenta la evolución del consumo de drogas en el mundo durante el último año. Detecta, por ejemplo, que el consumo de éxtasis asciende, especialmente en Europa oriental y, más en concreto, en Rusia. Otro fenómeno en auge es el consumo de combinados de drogas, particularmente en Estados Unidos, donde se ha difundido el speedballing, una mezcla de heroína y cocaína que se inyecta o se inhala. Por otro lado, en América central el crack se ha convertido en la segunda droga más utilizada, por detrás del cannabis. La JIFE advierte a los gobiernos sobre los graves peligros del crack, pues se trata de una droga barata que está teniendo especial éxito entre la población marginada. Asimismo, destaca que en el Caribe el consumo de este estupefaciente está directamente relacionado con un auge de la violencia.

Por otro lado, en Asia preocupa el contagio del SIDA por compartir jeringuillas. En Latinoamérica, la erradicación de cultivos de coca sólo ha supuesto un éxito parcial, pues han aparecido nuevas plantaciones en otros lugares. Colombia sigue siendo el primer productor mundial.

La JIFE observa con preocupación las tendencias favorables a la aceptación social de la droga. Frente a eso, los gobiernos, dice, deben combatir la propaganda y no dejar de transmitir a la población un "no" claro a las drogas. Así, la JIFE insta a las autoridades a actuar contra los sitios de Internet que difunden métodos de fabricación de drogas o incluso las venden a través de la red.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.