La figurante

Nitzevet

Página 1

Autor: Abraham B. Yehoshúa

Duomo.
Barcelona (2017).
352 págs.
21€ (papel) / 9,99 € (digital).
Traducción: Isabel Marín.

Comprar

Abraham B. Yehoshua (Jerusalén, 1936) es uno de los grandes escritores de la literatura israelí actual. Sus planteamientos pacifistas y su deseo de convivencia con los palestinos y el establecimiento de dos Estados le han hecho tener una buena imagen también fuera de su país. En sus novelas recrea situaciones y personajes del Israel actual que le hacen distinguirse de otros autores más centrados en temas históricos. Su producción literaria es extensa, con títulos muy atractivos como La novia liberada, Una mujer en Jerusalén  y El señor Mani.

Noga toca el arpa en una orquesta holandesa. Su hermano le pide que se traslade a Jerusalén a casa de su madre viuda, para que esta no pierda el piso mientras pasa un periodo de prueba de tres meses en una residencia para ancianos en Tel Aviv. El hermano lo hace con toda la buena voluntad del mundo, ya que él vive en Tel Aviv y podrá cuidar mejor de su madre. Noga accede, pero está convencida de que su madre no va a trasladarse definitivamente fuera de Jerusalén.

El título de la novela viene de que su hermano proporciona a Noga un trabajo de extra en películas de cine y televisión para poder sacarse algún dinero y tener el tiempo ocupado. Y ese trabajo le va a servir, entre otras cosas, para conocerse mejor.

Noga es una mujer profundamente egoísta, que se divorció por su negativa a tener hijos y que desprecia a las personas, sobre todo a sus vecinos, que son judíos ortodoxos y viven rigurosamente su religión. Esto plantea una de las temáticas laterales del relato: también es interesante y permite conocer algo más de cerca la estructura social de Israel, donde se enfrenta un sector laico (más bien ateo), muy numeroso, con otro religioso extremo. En la novela contrasta la actitud beligerante de Noga con sus vecinos y la de su madre, de aceptación y convivencia perfecta.

Volver a los lugares de su infancia y juventud (su ciudad, su barrio, su casa...), sin tener ninguna obligación, lleva a Noga a replantearse su vida y a enfrentarse de una forma adulta al futuro. Las acusaciones, llenas de cariño, que le hace su madre la llevan a verse de otra manera. Y aquí está otro de los grandes aciertos del libro: el análisis de las relaciones madre e hija. Con estos mimbres, la novela transcurre con calma, sin sobresaltos. 


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.