La familia en España sigue basada en el matrimonio

El informe oficial para la Conferencia de El Cairo reconoce la baja incidencia de las uniones de hecho

Página 1

El informe oficial para la Conferencia de El Cairo reconoce la baja incidencia de las uniones de hecho

"En España no existen políticas de población explícitas, pues la posición oficial del Gobierno es de no intervención en las tendencias demográficas", dice el informe de España para la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (El Cairo, 5-12 de septiembre). Pero se reconoce que ha cambiado la actitud de la opinión pública ante el declive de la natalidad: en 1985 el 57% opinaba que el descenso era un hecho positivo para España, mientras que en 1992 la disminución es considerada como "mala" por el 61% de los encuestados, y sólo el 10% la juzga "buena".

El número medio de hijos por mujer ha pasado de 2,78 en 1975 a 1,3 en 1991, lo que sitúa al país en los niveles de fecundidad más bajos del mundo. La reducción del tamaño de la familia se manifiesta en que la proporción de nacimientos correspondientes al primer hijo ha pasado del 36% en 1975 al 50% en 1990. Por lo que hace a los hogares pluripersonales, el tamaño más frecuente es el de cuatro miembros (27,3% del total), grupo formado generalmente por los padres y dos hijos.

Del informe se desprende que la familia en España sigue basada en el matrimonio. El porcentaje de personas mayores de 18 años que conviven en uniones de hecho es inferior al 2%. Esta situación no supone necesariamente la exclusión del matrimonio, pues también puede deberse a un aplazamiento por los problemas de paro juvenil. Los hijos extramatrimoniales -equiparados a todos los efectos a los de un matrimonio legal- suponen un 10% del total de nacidos, proporción más bien baja en el contexto de Europa Occidental. El informe observa que "el descenso de la nupcialidad no se ha visto compensado por un incremento de la frecuencia de uniones consensuales, que siguen siendo numéricamente irrelevantes en el conjunto de la población española". Estos datos contrastan con la intención manifestada por el Gobierno de dar relevancia jurídica a las uniones de hecho en respuesta a una necesidad social.

Según la más reciente encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (1992) citada en el informe, una amplia mayoría apoya "medidas de política social que ayuden a las familias con hijos, siendo las más apreciadas las tendentes a reducir el impuesto sobre la renta, facilitar el acceso a mejores viviendas y aumentar las asignaciones periódicas por hijo". Estas medidas se propugnan por motivos de equidad, aunque pocos creen que sean determinantes para decidirse a tener más hijos.

El informe recoge el dato de que en 1991 existían en España 641 centros de planificación familiar, en los que se prestaba información sobre métodos anticonceptivos, sexualidad y enfermedades de transmisión sexual. La despenalización del aborto en tres supuestos elevó el número de abortos legales de 16.766 en 1987 a 41.910 en 1991, lo que supone un aumento del 150%. Aun así, el Gobierno pretende ahora dejar el aborto libre durante el primer trimestre del embarazo. Los abortos practicados a menores de 20 años suponen el 13% del total.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.