Eva

Página 1

Autor: Arturo Pérez-Reverte

Alfaguara.
Barcelona (2017).
388 págs.
20,90 € (papel) / 10,99 € (digital).

Comprar

Ebook

Segunda entrega de la serie protagonizada por Lorenzo Falcó, miembro del Grupo Lucero, uno de los servicios secretos del bando nacional (SNIO) durante la Guerra Civil española. La novela se abre en Lisboa, con una escena que contiene muchos de los ingredientes que luego se desarrollarán en la novela: policías y espías de los dos bandos que se enfrentan al margen de la ley, pues el destino de la Guerra Civil se juega mucho en las actuaciones secretas y de espionaje.

Tras cumplir con su objetivo, Falcó regresa a su cuartel general, a Salamanca, donde el jefe del SNIO, el Almirante, le encarga que se traslade a Tánger para investigar sobre una disputa entre un barco nacional y otro de la República que traslada en las bodegas una parte del oro del Banco de España que se entregó a los rusos. Los dos barcos están amarrados en el puerto de Tánger, zona neutral, lo que ha provocado un conflicto diplomático de alto nivel. Pero ni el barco republicano ni el nacional están dispuestos a que su destino lo determine la diplomacia, y todo apunta a que cuando salgan del puerto habrá un enfrentamiento armado. Falcó debe intentar conseguir que el barco republicano se entregue y que el oro de sus bodegas vaya a parar al bando nacional.

Falcó se mueve como pez en el agua en Tánger, ciudad de la que conoce a la perfección sus hoteles, pensiones, salas de fiesta, bares, tiendas… En este territorio poblado de marinos ingleses, marroquíes, españoles de ambos bandos… el protagonista indaga para encontrar algún punto débil en el barco que guarda el oro. Pero los republicanos también tienen sus espías y su policía secreta, en este caso tres jefes que dirigen la operación junto con el capitán de la nave, el asturiano Quirós: un comisario español, un miembro norteamericano del Komintern y una espía rusa del NKVD, Eva Neretva, antigua conocida de Falcó, puesto que compartió con el protagonismo en la anterior entrega.

Con estos mimbres, Pérez-Reverte vuelve a demostrar su ingenio y su maestría en el dominio de la trama y en el desarrollo de la acción: peleas, tiros, chantajes, torturas, persecuciones, negociaciones, amenazas… Los personajes son los habituales en este tipo de novelas de intriga y aventuras. También hay algunas aventuras sexuales con las que se refuerza el carácter amoral y mujeriego del protagonista, y la presencia de un amor oscuro e inexplicable que condiciona la evolución del argumento. Una vez más, destaca la rigurosa ambientación en lo que se refiere a la ciudad de Tánger y al momento histórico, la Guerra Civil, aunque conviene tener en cuenta una nota inicial del autor: se han alterado “ciertos detalles históricos según las necesidades de la ficción”.

Y a todo esto hay que sumar el toque Pérez-Reverte, su marca y sello personal, que deja en cada novela y que se concentra en su principal protagonista, en este caso Lorenzo Falcó, un espía sin ideología, desarraigado y sin escrúpulos, profesional, metódico, ético a su manera, cuya “visión del mundo era simple en la forma y compleja en las causas: un mecanismo de relojería hecho de reacciones automáticas, egoísmo vital, realismo descarnado, sentido del humor oscuro y fatalista, y la certeza intelectual de que el mundo consistía en un lugar hostil, regido por reglas implacables, y poblado por bípedos peligrosos, donde era posible, con voluntad y ciertas aptitudes, ser tan peligroso como cualquiera”. O sea, esa escala de valores que Pérez-Reverte repite en los protagonistas de casi todas sus novelas y que convierte en previsibles sus movimientos, reacciones y giros estilísticos.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.