Eutanasia: ¿”No quiero vivir” o “no quiero vivir así”?

Página 1

El doctor Jordi Valls, que dirige el equipo de atención psicosocial para enfermos avanzados de la Obra Social La Caixa, explica en una entrevista en ABC su experiencia en los cuidados paliativos.

Jordi Valls no tenía pensado dedicarse a los cuidados paliativos cuando se especializó en Geriatría. Pero una estancia en un centro para enfermos terminales en el Reino Unido cambió sus planes. Ahora trabaja en la Fundación Instituto San José y dirige el equipo de atención psicosocial para enfermos avanzados de la Obra Social La Caixa.

Su experiencia con este tipo de enfermos le ha demostrado que “la mayoría de quienes te dicen «yo no quiero vivir» resulta que lo que te están diciendo es «yo no quiero vivir así», y en cuanto tratas el «así», habitualmente ya se no repite el «no quiero vivir»”.

Además, reconoce haber aprendido que en cuidados paliativos “a veces el mejor tratamiento contra el dolor no es la morfina”, y añade: “Si tú, por ejemplo, tienes una hermana con la que hace años que no te hablas y te estás muriendo, pues seguramente el mejor tratamiento que te pueden aplicar es llamar a tu hermana, hacer las paces y quedarte tranquilo”.

El dolor físico, desde su punto de vista, es solo uno de los problemas, y no siempre el mayor. Sin embargo, cree que los hospitales no se preocupan en su mayor parte de ese otro tipo de dolores: “muchas veces ni las necesidades sociales ni las psicológicas están atendidas. Y mucho menos las espirituales, sean de tipo religioso o no.” Considera que las facultades de Medicina deberían enseñar también cómo dar malas noticias.

Sobre dónde debe morir el enfermo, el Dr. Valls opina que “el mejor lugar para morir es aquel donde mejor atendido estés, sea tu domicilio, el hospital o un centro como este [para enfermos terminales]”.

Por último, es partidario de que el enfermo conozca que va a morir; lo contrario sería “injusto”. Además, después de haber asistido a muchos últimos momentos, ha llegado a la conclusión de que “la gente habitualmente muere como vive. […] Con pocas excepciones, quien ha tenido una buena vida es capaz también de tener una buena muerte”.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.