Cuentos del Lejano Oeste

Página 1

Autor: Bret Harte

Alba.
Barcelona (2017).
311 págs.
19,50 € (papel) / 9,49 € (digital).
Traducción: Concha Cardeñoso Sáenz de Miera y Miguel Temprano García.

Comprar

Ebook

Este volumen reúne quince cuentos, más unos recuerdos incluido a modo de apéndice, “Los Argonautas del 49”. Todas las piezas llevan el sabor de la época en que se escribieron: los años finales del siglo XIX, a partir de 1860. El autor, Bret Harte (1839-1902), que fue llamado el “Dickens de los pioneros”, nació en Nueva York en el seno de una familia acomodada, y a los 17 años se trasladó a California, donde hizo diversos trabajos, incluido el de buscador de oro. Pronto consiguió su sueño de dedicarse a escribir, ambientando la mayoría de sus narraciones en las tierras del Lejano Oeste que conocía bien. Más tarde, se trasladó a la costa Este, donde también tuvo mucho éxito, aunque allí empezaron a escasearle los recursos y la inspiración. Consiguió trasladarse a Europa con un cargo del gobierno.

La mayor parte de los relatos de este volumen están ambientados en California, que en aquellos momentos era todavía un lugar extraño, adonde llegaban aventureros en busca de fortuna o huyendo de la ley. Era el Lejano Oeste, observado con curiosidad y en parte admiración, por los educados habitantes del Este.

En estos relatos, Harte da forma a personajes y situaciones que luego se convertirán en estereotipos que se repetirán hasta la saciedad en novelas y películas. Sus historias están protagonizadas por un conjunto de hombres rudos que se enfrentan a numerosas dificultades con valentía, pues era cuestión de supervivencia. Pasaron de las tiendas de lona, puestas en cualquier sitio, al lado de un río o junto a un filón de oro, a construir pequeños poblados, en medio de lugares desérticos.

Los protagonistas son estos hombres rudos, aunque también hay algunos más elegantes y educados, por excepción. Pero bajo esa capa de una dureza que manifiestan a veces de manera burda y brutal se esconden corazones llenos de buenos sentimientos, como se cuenta en uno de los mejores relatos del volumen, “La suerte de Roaring Camp”, ambientado en un campamento donde solo viven hombres y una mujer y en el que el nacimiento de un niño transforma todo. No faltan relatos de los misioneros de aquellas tierras, como el titulado “La leyenda del Monte del Diablo”; o de agradable amistad, como “El socio de Tennessee”.

El estilo es culto, brillante, realista, tradicional. Harte describe las situaciones más duras y sórdidas sin exagerar ni enredarse en los momentos turbios. A veces incluye sucesos cómicos en medio de las calamidades, y la elección de los mismos nombres de los personajes ya incitan a leer estos relatos con una sonrisa en los labios.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.