Científicos franceses advierten sobre la peligrosidad del "éxtasis"

Las drogas de síntesis causan degeneración de las neuronas a medio y largo plazo

Página 1

Millones de jóvenes europeos usan éxtasis y drogas similares, llamadas de síntesis, para aguantar una noche entera de fiesta. Estas pastillas, compañeras habituales del alcohol y de la música tecno, aumentan artificialmente la resistencia física y la sociabilidad, produciendo una combinación de euforia, desinhibición y bienestar. Sus consumidores son "adictos de fin de semana", que no se consideran "enganchados" porque no recurren a drogas "duras". Pero, pese a que estas sustancias tienen una imagen inocente y festiva, los estudios científicos disponibles permiten concluir que causan graves daños a medio y largo plazo. Por eso, el MILDT, organismo interministerial francés encargado de la lucha contra la droga, ha decidido dar la voz de alarma: "Durante mucho tiempo se ha subestimado la peligrosidad de las drogas de síntesis y del éxtasis", dice su presidenta a Le Monde (3-II-2000).

Varios factores explican el éxito de estas drogas. Se fabrican, con componentes fáciles de encontrar, en laboratorios que no precisan de grandes medios. El costo es muy bajo -de 0,15 a 0,30 euros por pastilla-, lo que permite venderlas mucho más baratas -de 7,5 a 15 euros cada unidad- que otras drogas, con gran margen de beneficio. Comportan poco riesgo para los narcotraficantes, a diferencia de la cocaína, la marihuana o la heroína, que es preciso introducir de contrabando. Se puede variar indefinidamente la composición, y así eludir los catálogos de sustancias prohibidas.

En especial, el consumo de las drogas de síntesis está trivializado. Va unido al movimiento de música tecno y al ambiente de las discotecas. No menos del 30% de los asistentes a las fiestas tecno en Europa ingieren pastillas, según un estudio internacional.

El MILDT advierte que los consumidores desconocen la peligrosidad de estos psicotropos. Ha habido pocas muertes a causa del éxtasis, pero esto no es motivo de tranquilidad, pues la composición de las pastillas es muy variable, así como los efectos en distintas personas. La intoxicación aguda puede darse después de una sola toma o de varias bien toleradas, y hasta ahora no se sabe cómo identificar a las personas con mayores riesgos.

Aparte de las posibles consecuencias inmediatas, el éxtasis causa daños a medio y largo plazo. Experimentos realizados en animales y observaciones de sujetos humanos muestran que el MDMA (principio activo del éxtasis), que es una anfetamina, produce degeneración de neuronas. No se sabe todavía si las neuronas destruidas pueden regenerarse. Lo cierto es que en los consumidores de éxtasis se observa pérdida de casi un tercio de las terminaciones nerviosas sensibles a la serotonina. Esto concuerda con los cuadros patológicos hallados en personas que han consumido esa droga: perturbaciones de la memoria, depresiones y trastornos obsesivos o compulsivos.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.