Acoso a la familia

Página 1

Autor: Tomás Prieto Álvarez

Comares.
Granada (2016).
235 págs.
26 €.

Comprar

Aunque nadie suele negar la relevancia social del matrimonio y la familia, en los últimos tiempos el Derecho de familia ha experimentado una clara deriva individualista. Mientras que en el Derecho patrimonial o laboral la autonomía privada se ha visto limitada para proteger a terceros, la regulación jurídica de la familia se ha centrado en potenciar la libertad y autonomía personales en detrimento de las exigencias sociales. Esta evolución del Derecho de familia es analizada en este volumen colectivo de ocho autores, publicado en una colección jurídica.

La relevancia de la familia justifica que haya merecido una protección constitucional, que es estudiada por José Luis Martínez López-Muñiz, en el caso de España, y por Antonella Sciortino, en el de Italia. El propio Martínez López-Muñiz, catedrático emérito de la Universidad de Valladolid, hace luego una extensa y rigurosa crítica de la sentencia del Tribunal Constitucional que legalizó el matrimonio homosexual. A su juicio, y en esto coincide con los dictámenes que emitieron el Consejo General del Poder Judicial y el Consejo de Estado, la pérdida de la heterosexualidad en el matrimonio supone desnaturalizar una institución de perfiles claros, un cambio que al menos exigiría una reforma constitucional y no una mera reinterpretación.

La renuncia del legislador a privilegiar “modelos de familia” más ventajosos para la sociedad, para limitarse al mero reconocimiento de los existentes, es el tema abordado por José María de la Cuesta, de la Universidad de Burgos. Otro capítulo del individualismo imperante es la progresiva facilitación legal del divorcio, que es analizada por Carlos Martínez de Aguirre, de la Universidad de Zaragoza. La introducción del divorcio unilateral sin causa consagra el predominio de la voluntad del individuo sobre cualquier consideración social. Frente a esto, Martínez de Aguirre piensa que la estabilidad familiar es un bien social, y hace sugerencias de política legislativa dirigidas a apoyarla e incentivarla.

Los tres últimos estudios tienen que ver con la ideología de género, que lleva al extremo los planteamientos individualistas, al no aceptar ni tan siquiera los condicionamientos biológicos. María Calvo Charro, de la Universidad Carlos III, explica las raíces de esta ideología, su impulso a través de organizaciones internacionales, y su choque con abundantes investigaciones científicas que confirman que la identidad sexual está escrita en cada célula del ser humano.

La presión de grupos interesados explica también el intento adoctrinador en la ideología de género que han acometido en los últimos años diversas comunidades autónomas. Tomás Prieto, de la Universidad de Burgos, y Antonio José Sánchez, de la Universidad de Sevilla, desvelan esta acción, especialmente en el ámbito escolar: bajo el pretexto de luchar contra la discriminación de colectivos LGTB, se impone un programa de adoctrinamiento desde los poderes públicos, violentando la libertad ideológica de los ciudadanos.

El libro se cierra con un estudio sobre la violencia contra la mujer en la pareja, a cargo de José Amador Martínez. Con su experiencia de médico forense, analiza la complejidad de los factores que la originan y que no pueden reducirse a la “desigualdad de género”.

El lector puede encontrar en este volumen argumentos rigurosos, sobre todo desde el punto de vista jurídico, para propugnar unas leyes que tengan más en cuenta la función social del matrimonio y de la familia. 


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.