Unos laboratorios indios venderán genéricos contra el SIDA a bajo precio con destino a África

Brasil pretende fabricar dos genéricos más sin autorización de los propietarios de las patentes

Página 1

Los países en desarrollo tienen la mayor parte de los enfermos de SIDA, pero no pueden pagar los medicamentos necesarios. Las negociaciones entre laboratorios, Estados de Occidente y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para rebajar los precios han dado escaso fruto (ver servicio 3/01). De modo que otros empiezan a actuar por su cuenta.

Los laboratorios Cipla, de Bombay, han ofrecido a Médicos Sin Fronteras un acuerdo para proporcionar fármacos genéricos contra el SIDA con destino a los países pobres de África en los que trabaja esta ONG. Cipla se ha comprometido a vender el tratamiento anual a 350 dólares, asumiendo una pérdida de 150 dólares, y asegura que suministrará cuantas unidades le requiera Médicos Sin Fronteras.

El precio ofrecido por Cipla es muy inferior al que estos tratamientos tienen en Occidente, donde cuestan entre 10.000 y 15.000 dólares. Cipla ya renunció el año pasado a vender la versión genérica de Combivir -otro medicamento contra el SIDA- en Ghana, cuando Glaxo-Wellcome, propietaria de la patente, le amenazó con una demanda. Se da la circunstancia de que la autoridad africana de patentes dictaminó a favor de Cipla.

Por otro lado, el gobierno de Brasil ha advertido que, si en junio próximo no se le ofrecen dos fármacos contra el SIDA a precio inferior, autorizará la fabricación de versiones genéricas en el país, con o sin el consentimiento de los propietarios de las patentes. El gobierno se apoya en una ley brasileña, según la cual una compañía extranjera ha de ceder sus derechos sobre un producto si en el plazo de tres años no comienza a fabricarlo en Brasil. Conviene recordar los buenos resultados obtenidos por el plan de las autoridades sanitarias brasileñas para luchar contra el SIDA (ver servicios 136/00 y 93/00), que se basa en la distribución a bajo precio de un cóctel de medicamentos genéricos fabricados en el país.

En mayo pasado, Estados Unidos denunció ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) la ley que Brasil se propone aplicar para producir los dos medicamentos en cuestión. Afirma que su intención no es entorpecer o frenar el plan brasileño de lucha contra el SIDA. El motivo de la demanda es más bien el carácter proteccionista de la ley de patentes brasileña, que -dice- vulnera las normas de la OMC sobre competencia y las leyes internacionales sobre patentes. En la OMC, tras siete meses de diálogo infructuoso entre Estados Unidos y Brasil, se ha creado una comisión que, oídos los argumentos de las dos partes, dictaminará sobre la controversia. Los dos fármacos que Brasil quiere abaratar son Stocrin y Viracept. El precio al por mayor de Stocrin es de 4.800 dólares anuales por enfermo; el de Viracept, 7.100 dólares. Con esos precios, declara el director del Programa Nacional Brasileño de Salud, Paulo Teixeira, los tratamientos contra el SIDA están fuera del alcance de la mayoría. "Necesitamos desesperadamente —afirma Teixeira— una negociación global sobre los precios de estos medicamentos".

Esto es precisamente lo que no se ha logrado todavía. Impulsados por la OMS, algunos laboratorios propietarios de patentes están ofreciendo acuerdos con países africanos para bajar los precios. En mayo pasado, cinco grandes casas farmacéuticas iniciaron negociaciones. El proceso es lento, y a fecha de hoy solo tres países han cerrado tratos: Uganda, Ruanda y Senegal. Se sabe, a pesar de la reticencia de los laboratorios a revelar los precios acordados, que en Senegal el coste del tratamiento anual con medicamentos de marca ha quedado en 1.000 dólares.

En África, según estimaciones de la ONU, el 8,8% de la población adulta está infectada. De los 36 millones de enfermos de SIDA en todo el mundo, el 70% viven en el África subsahariana, donde el pasado año unos 3,8 millones de personas contrajeron la enfermedad. En Botsuana, 36 de cada cien adultos tiene SIDA.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.